La cantidad de escuelas tomadas bajó a 17.

Un Power Point bajo el título de “Secundaria del futuro” es lo que sigue preocupando a los docentes porteños. Si bien desde la ciudad confirman que “no es una reforma, sino un cambio de aplicación”, los sindicatos creen en que “quieren sacar quinto año para poner pasantías”. Los colegios que siguen tomados, que son 17, buscan frenar la aplicación, aunque para el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, “no hay nada definido. Estamos en proceso de diálogo”.

“Este cambio se aplicará, a partir del año que viene, en 17 escuelas públicas”, le confirmaron a Crónica desde el Ministerio de Educación porteño, encabezado por Soledad Acuña. Pero la incertidumbre y la falta de detalles es lo que genera desconfianza en los docentes. Eduardo López -secretario general de UTE- aseguró que “lo único que hay es un Power Point colgado en la web”.

En esa línea, este martes a partir de las 14.30, estudiantes y docentes se concentrarán en la Legislatura porteña para pedirle a la ministra -que se reunirá con legisladores- “que no se haga ninguna reforma de la escuela secundaria a espaldas de la comunidad educativa. Porque ningún cambio es posible ni viable sin la participación de todos los sectores que conforman el sistema educativo”.

A esa confusión se suman las declaraciones de Rodríguez Larreta, quien apuntó que “no hay ni un solo papel firmado sobre la reforma educativa por la que paran, no hay nada definitivo, estamos en proceso de diálogo”. Pero, según López, “quieren que en el último año los alumnos pasen la mitad del año en empresas haciendo pasantías y la otra cursos de emprendedurismo”.

El famoso Power Point detalla que “el 50% del tiempo escolar estará destinado a la aplicación de los aprendizajes en empresas y organizaciones según talentos e intereses de cada alumno”, y el otro porcentaje “destinado al desarrollo de habilidades y proyectos relacionados al emprendedurismo”.

Mediante un comunicado enviado por la cartera educativa de la ciudad, se aclara que “en el último año, los estudiantes tendrán que cursar todas las materias previstas en el plan de estudios. Además, proponemos un conjunto de alternativas centradas en prácticas y saberes de relevancia en el futuro próximo de los estudiantes del último año de su educación obligatoria”.