El presidente Mauricio Macritres ministros, dos secretarios . cinco jefes de la Gendarmería fueron denunciados por la La Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH) por la "desaparición forzada" del joven Santiago Maldonado el pasado 1 de agosto en Esquel, Chubut.

Fuentes judiciales informaron que la presentación también pidió que "oportunamente" se cite a prestar declaración indagatoria a Macri y al resto de los denunciados para, posteriormente, se disponga "su procesamiento en orden a los delitos tipificados en la presente denuncia".

La denuncia fue hecha ante la Cámara Federal porteña y, tras el sorteo de rigor, recayó con el número 12.445/2017 en el juzgado federal 6, de Rodolfo Canicoba Corral.

Además de Macri, la presentación alcanzó al Jefe de Gabinete, Marcos Peña; a los ministros de Seguridad y Justicia, Patricia Bullrich y Germán Garavano, respectivamente; y a los secretarios de Derechos Humanos, Claudio Avruj y de Seguridad, Pablo Noceti.

También abarcó al director de Gendarmería, Gerardo Otero; a los comandantes de la fuerza en Chubut, Fabián Méndez, Pablo Badie y Conrado Balari; y al jefe del Escuadrón 36 de Esquel, gendarme Juan Pablo Escola.

En nombre de la LADH firmaron la presentación su presidenta y secretario, Graciela Rosenblum y José Schulman, respectivamente, con el patrocinio letrado de los abogados representantes del Instituto Arturo Sampay, Eduardo Barcesat, Arístides Corti y Jorge Cholvis.

"Los integrantes de la Comunidad Pu Lof vieron como entre varios efectivos agarraron un cuerpo, presumiblemente el de Santiago Maldonado, y lo subieron a una camioneta de Gendarmería. Nada se ha sabido ni esclarecido sobre la vida, libertad, integridad física y psíquica del joven", sostiene la denuncia.

Para la LADH se debe investigar si los presuntos hechos descriptos en la denuncia constituyeron los delitos de "desaparición forzada de personas", "encubrimiento", "violación de los deberes de funcionario público" y "abuso de autoridad".

Los denunciantes sostuvieron que "más de 30 efectivos de la Gendarmería Nacional reprimieron de forma severa y brutal la protesta con empleo de armas de guerra e invadieron el lugar iniciando una persecución con ribetes de cacería, bajo las consignas de ’fuego’, ’disparen’, ’cacen a uno’, ’atrápenlos’, por orden emanada del Juez Federal Guido Otranto".

 

 En opinión de la LADH "sólo el Gobierno nacional persiste en la negativa y lo hace trazando relatos ficcionales y, como siempre en los períodos de excepcionalidad institucional, intentan culpabilizar a la víctima".

 

 

Fuente: DYN