El Gobierno argentino le abrió oficialmente el viernes las puertas de la Argentina al Fondo Monetario Internacional para que vuelva a evaluar la economía por segunda vez en lo que va de la gestión de Mauricio Macri

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, recibió a la  delegación del organismo encabezada por Roberto Caldarelli, quien estuvo acompañado por Lusine Lusinyan, Jorge Canales Kriljenko,  Paolo Dudine y Alex Pienkowski

Dujovne, a su vez, estuvo secundado por el secretario de  Política Económica, Sebastián Galiani; el jefe de asesores de  Hacienda, Guido Sandleris; el jefe de gabinete de Hacienda, Ariel  Sigal; y el secretario de Hacienda, Rodrigo Pena. A su vez participó del encuentro, Gabriel Lopetegui,  representante argentino ante el FMI.    

Hacienda sólo dio a conocer el desarrollo de la reunión en un escueto comunicado enviado a la prensa, pero no reveló el contenido de lo dialogado. La misión llegó en un momento en que indicadores de la  industria, el consumo y la actividad económica muestran repuntes.

Hubo reto

Por su parte, el  FMI aseguró que la baja de la inflación “es más lenta de lo esperada” y advirtió que “el elevado déficit produjo un rápido aumento del endeudamiento en moneda extranjera”

El organismo internacional dio a conocer un comunicado al concluir la revisión de las cuentas públicas del país en el que avaló las reformas tributarias porque es “un buen paso” para mejorar la estructura impositiva y la laboral porque aumentará “las posibilidades de empleo para todos trabajadores‘.

El organismo también expresó al gobierno que "acelerar las reformas contribuiría a mitigar las vulnerabilidades".