Petter Titland, el noruego deportado en el aeropuerto internacional de Ezeiza este viernes, realizó su descargo contra el Gobierno de Mauricio Macri. El activista, quien llegó con intención de participar de la Organización Mundial de Comercio, manifestó que "esta es una oportunidad para que el mundo vea la situación de Argentina y del Gobierno, que cada vez es más autoritario y tiene presos por razones políticas".

El  filial de la Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras y por la Acción Ciudadana (ATTAC]) agregó que es muy importante que los políticos de otros países sepan lo que está ocurriendo en Argentina. Además, afirmó que para Macri y sus aliados esa organización es una amenaza a su abuso de poder.

Desde Brasil, a donde fue enviado, dijo que lo echaron por el contenido publicado en la página de la organización, la cual tiene noticias de Panamá Papers, de Paradise Papers, del Tratado de Asociación Transpacífico y nada más. "No hay contenido violento ni en la web ni en las redes, como dice el Gobierno de Mauricio Macri. Es una violencia muy grave", detalló.

Titland, deportado por primera vez de un país organizador de una cumbre internacional, resaltó que lo que dicen sobre él y sobre la organización es una falta de "profesionalidad" y de "inteligencia". "Es una cosa absurda", sentenció.