El pedido de desafuero para la senadora electa Cristina Fernández de Kirchner, incluido en la resolución del juez Claudio Bonadio por la causa de encubrimiento y traición a la Patria en relación con el atentado a la AMIA, ingresó ayer al Senado, pero su tratamiento no ocurrirá en lo inmediato.

Fuentes legislativas explicaron que las autoridades de la Cámara Alta girarán el pedido a la Comisión de Asuntos Constitucionales para su tratamiento. Para que el desafuero sea aprobado, se requerirá mayoría simple para emitir dictamen de comisión y dos tercios en el pleno del Senado, que volverá a sesionar en período ordinario a partir del 1° de marzo de 2018.

Ese cuerpo legislativo se constituirá el mes de febrero o marzo con nuevas autoridades, para lo cual el flamante interbloque Argentina Federal, encabezado por Miguel Pichetto, propondrá al salteño Rodolfo Urtubey para presidirlo, en reemplazo del kirchnerista Marcelo Fuentes. El senador Urtubey anticipó este jueves que su espacio seguirá sosteniendo el precedente de que ningún miembro de la Cámara podrá ser desaforado hasta tanto no haya sentencia firme de la Justicia, como ocurrió recientemente con Carlos Menem, impugnado para presentarse como candidato a la reelección.

"Nosotros hemos respaldado esa doctrina absolutamente, porque la propia Corte lo ha hecho. Recordemos que dejó sin efecto un fallo de la Cámara Electoral que le impedía a Menem ser candidato, sobre la base de la falta de firmeza de la condena. Si la Corte tiene ese criterio, con más razón el Senado tiene que tenerlo", fundamentó, y añadió que, en el caso de Cristina Kirchner, "ni siquiera estamos ante una sentencia".

En el mismo sentido se pronunció Pichetto, al señalar que "la gran mayoría opina que no procede el desafuero" de Cristina. En declaraciones a la prensa acreditada en el Senado, el rionegrino sostuvo el "principio judicial de que el desafuero de un senador o diputado procede ante sentencia firme".

Además, mencionó que la ex presidenta, procesada y embargada por presunta traición a la Patria en la causa Irán-AMIA, "siempre estuvo a disposición de los requerimientos judiciales" y que "no hay peligro de que entorpezca la investigación de la causa". "En esta etapa procesal no hay impedimento para que la Justicia continúe con sus averiguaciones. Esta cuestión es una materia de naturaleza política", añadió.

Desde el oficialismo, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, expresó a través de su cuenta de Twitter que el tema debe ser estudiado por la Cámara Alta "con seriedad", para "fijar una posición no partidista sino institucional". "El pedido de desafuero lo analizaremos con seriedad y responsabilidad. No se trata de hacer política partidista, sino de que funcionen las instituciones bien. Ese es el cambio", argumentó.

Caba añadir que está descartado que el tema pueda ser incluido en la inminente convocatoria del Poder Ejecutivo a sesiones extraordinarias.