En la conferencia de prensa que brindó esta mañana, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, reiteró que habrá medidas de ayuda económica de su administración hacia sectores muy golpeados por la pandemia de coronavirus, como por ejemplo el comercio. Aunque el mandatario no dio precisiones y remitió el anuncio concreto al ministro de Desarrollo Económico, José Luis Giusti, han trascendido algunos de los instrumentos que tendrían previsto aplicarse. Hasta ahora, lo único que se puso en práctica fue la prórroga de vencimientos impositivos.

El paquete de ayuda iría incluído en un proyecto de ley para que lo apruebe la Legislatura porteña. Entre sus medidas principales se encuentra la exención del impuesto de Alumbrado, Barrido y Limpieza ( ABL) para los comercios no esenciales, además de créditos del Banco Ciudad, cuyas tasas, plazos y montos se están definiendo por estas horas. Otro beneficio que casi seguramente se dispondrá es la eximición de la tasa de uso del espacio público a establecimientos gastrónomicos, uno de los sectores que ha registrado muchos cierres, entre ellos de bares y restaurantes que supieron ser íconos para sus barrios y para toda Buenos Aires.

De todos modos, en cuanto a los beneficios tributarios en la cartera de Desarrollo Económico se están definiendo por estas horas tres aspectos: si se aplican desde junio o desde julio; por cuánto tiempo y a qué tipo de comercios, porque hay situaciones muy diversas: desde los supermercados, que permanecieron abiertos desde el principio de la cuarentena y por ende no recibirán ninguna ayuda, hasta actividades que prácticamente no han trabajado desde el 20 de marzo, pasando por negocios que se les han rebuscado de alguna forma con el delivery (entrega a domicilio) y/o el take away (retiro de la mercadería a cargo del cliente que pasa por el local).

Algo que sí está claro es que serán unos 70.000 comercios los que a partir de mañana deban volver a cerrar sus puertas. La prioridad sanitaria es concreta y debe atenderse, al tiempo que para las autoridades resulta imperioso paliar de manera efectiva el impacto económico que varios miles de familias vienen sobrellevando desde el último 20 de marzo.