Juan José Aranguren confirmó que él no quería irse del Gobierno y reveló que la decisión del presidente Mauricio Macri fue una "sorpresa y una decepción". 

El ex ministro de Energía agregó que él no quería irse y consideró que su cargo "no es un derecho al cual uno pueda renunciar, es una obligación, un deber, una responsabilidad". 

"Cumplí a rajatabla lo que pedía Macri"

Además, manifestó que siempre cumplió "a rajatabla" lo que le pedía Macri y confesó que se sintió sorprendido y decepcionado al enterarse de la decisión del presidente. 

Sin embargo, reconoció que "algo esperaba" ya que consideró que él no es "alguien que se deje coordinar facilmente".

También expresó que "quizás algunas de sus acciones pudieron no dejar muy contentos a los aliados del Gobierno, pero Macri pidió decir la verdad y hacer lo que hay que hacer. Era conveniente que fuera otra persona, otro equipo, el que continuara con la política energética". 

En cuanto a su gestión, detalló que la parte "más ingrata" fue "tener que decir las cosas que nadie quiere escuchar". Agregó: "La energía tiene un valor, hay que pagarla, ahorrarla, hay que ser eficiente en su uso". 

Para concluir, opinó sobre su sucesor Javier Iguacel y destacó que es "alguien que hizo un muy buen trabajo en Vialidad, denunciando corrupción e implementando al obra pública".