El juez federal Eduardo Freiler afirmó que su suspensión del cargo por presunto "mal desempeño en sus funciones" obedece a "una maniobra coordinada entre la Corte Suprema de Justicia y el Consejo de la Magistratura, que está siendo articulada desde el Poder Ejecutivo".

Asimismo, adelantó que intentará que se declare nulo el plenario del jueves y que ampliará una denuncia penal "sobre miembros del Consejo de la Magistratura por ejecutar un proceso irregular y apartado de todas las normas que reglamentan la investigación" para llevarlo a juicio político.

Así se pronunció el camarista sobre el plenario en el cual el Consejo de la Magistratura aprobó, con una mayoría circunstancial debido al lugar que quedó vacante con la salida del senador del Frente para la Victoria-PJ y la demora en la jura de su par Mario Pais en su lugar, el inicio del proceso de juicio político al magistrado, quien quedó automáticamente suspendido por un período de 180 días.

"Queda en claro la falta total de independencia de los consejeros de otros poderes, fundamentalmente del Poder Ejecutivo", denunció Freiler en declaraciones a Radio 10 al definir como "un bochorno institucional para el país y la ciudadanía" a lo que calificó como "maniobra irregular" la forma en la que se definió el inicio de un jury de enjuiciamiento en su contra.

Para Freiler, "no cabe ninguna duda que el verdadero motivo" por el que fue acusado y suspendido del cargo es "el contenido" de sus fallos, aunque señaló que se trata de algo que "no lo dicen en el Consejo de la Magistratura pero sí lo dice el presidente Mauricio Macri cuando en una entrevista dijo que 'los jueces que no piensen como nosotros deberán correrse y nombraremos a otros'".

En cuanto a los pasos que piensa seguir, adelantó que intentará que se declare nulo el plenario y, por otro lado, ampliará la denuncia penal sobre miembros del Consejo de la Magistratura por incurrir en un proceso "irregular" en su contra, con nuevos delitos como "abuso de autoridad, incumplimiento de deberes de funcionario público y con nuevos nombres involucrados en esos delitos".

"Maniobra de barrabravas"

La presidenta de Justicia Legítima y titular de la Cámara de Casación Penal, María Laura Garrigós de Rébori, calificó la suspensión por presunto mal desempeño de Freiler como "una maniobra de barrabravas" que se enmarca en "una campaña de disciplinamiento y domesticación de los jueces".

La funcionaria judicial criticó que "ayer se llevó adelante una maniobra y que la cabeza del Poder Judicial actúe a partir de maniobras y no ateniéndose estrictamente al reglamento es un problema", al cuestionar el rol de la Corte Suprema de Justicia, que le tomó juramento al senador peronista Pais luego de que el Consejo de la Magistratura aprobara la suspensión de Freiler.

Garrigós de Rébori aseguró que tiene "entendido" que la vicepresidenta de la Corte Suprema Elena Highton de Nolasco "se ofreció a tomarle juramento" a Pais "a las 9 de la mañana" pero el titular del máximo tribunal Ricardo Lorenzetti "le dijo 'ya va, no va a pasar nada, lo van a esperar', pero no lo esperaron" para votar la suspensión del camarista.

En diálogo con radio Del Plata, reprochó que "los presidentes del Consejo (Adriana Donato) y de la Corte, que encabezan el Poder Judicial de la Nación, se ponen de acuerdo para esquivar una de las fuerzas políticas que componen el Consejo" para votar "porque no tienen la mayoría necesaria".

"Es una maniobra de barrabravas, es más de comisión directiva del mundo del fútbol", sentenció la camarista, quien además expresó que "este procedimiento es gravísimo y es más grave si vemos que esto se enmarca en una campaña de disciplinamiento y domesticación de los jueces".

En este sentido, añadió que "el objetivo" es mostrar que "si vos pedís una indagatoria que al poder no le gusta, si vos dictás una resolución que al poder le parece que no les conviene económicamente o propagandísticamente, mirá lo que te va a pasar".

"Atenta contra la independencia judicial"

La representante de los jueces en el Consejo de la Magistratura, Gabriela Vázquez, aseguró que el Jury de Enjuiciamiento aprobado contra Freiler es "nulo" porque ese organismo "no estaba constituido legalmente" con 12 miembros. Además, advirtió que "no hay nada que celebrar" porque "no hay manera en este contexto de poder resguardar la independencia del poder judicial".

"Lo de ayer es de una ilegalidad ostensible. El Consejo promovió un jury de enjuiciamiento a un juez que es nulo, porque el Consejo no estaba constituido legalmente. La ley dice que tenemos que ser 13 miembros de distintos estamentos. Y éramos 12", aseveró la magistrada en declaraciones a Radio 10.

"Para mí no hay nada que celebrar. Estoy aquí en representación de los jueces y las juezas, y es una tarea muy difícil cuando se celebra una violación de la Constitución nacional y de la ley del Consejo de la Magistratura. Realmente se hiere la democracia y la República. No hay manera en este contexto de poder resguardar la independencia del poder judicial", advirtió.

Según Vázquez, tras la aprobación del jury para Freiler, "los restantes jueces y juezas sienten que están siendo perseguidos", y puso como ejemplo a los integrantes de la Cámara Nacional del Trabajo, "que están siendo juzgados por el contenido de sus sentencias".

"Una picardía"

El juez Jorge Candis, integrante del Consejo de la Magistratura, consideró que la movida que terminó con la suspensión de Freiler fue una "picardía", una "maniobra no muy clara, pero que está dentro de los reglamentos".

"Esto está dentro de las maniobras políticas que ocurren. El Consejo de la Magistratura es un organismo político, lo podemos llamar una picardía, no fue muy claro lo que hicieron, no fue muy ético pero está dentro de las picardías que se hacen en política", analizó el consejero.

En diálogo con radio FM La Patriada, el magistrado advirtió que esta "jugada" se "pudo haber evitado" si no hubiera sido por fallas de parte de los "asesores del Frente para la Victoria" y remarcó: "No es algo que me escandalice, yo dije que esto podía ocurrir".