Por Roberto Di Sandro
El Decano
71 años en la Casa Rosada
rdisandro@cronica.com.ar

Inquietud oficial

En la Argentina la pobreza alcanza a 14 millones de personas. En un año subió del 25 al 35 por ciento. La indigencia, en tanto, afecta a casi el 9% y el consumo cayó estrepitosamente. Hay casi 400 mil despidos y después de los 30 años -quizás un poco menos- no se puede conseguir trabajo “ni tampoco las autoridades generan medidas para que la gente se ocupe”. Así lo dice el Indec y lo definen otros sectores allegados al poder. Es decir que las cifras surgen del organismo oficial que, sin duda y hay que destacarlo, el gobierno de Mauricio Macri clarificó de punta a punta eliminando “las mentiras que decía durante el gobierno anterior”, según los comentarios. De tal manera que la única verdad es la realidad.

Pero claro, paralelamente a estas penosas estructuras presentes y futuras, las cuales sólo argumentan que la inflación tiende a reducirse de a poco -si nadie consume, esto ocurre en cualquier lugar del mundo-, la situación del país en este momento es bastante lamentable.

En el gobierno, cuando le pusieron sobre la mesa todos estos papeles, dejaron de hacer sumas, restas, divisiones y multiplicaciones en torno a las encuestas del próximo domingo dedicadas a las elecciones. El gobierno se asustó “un poquito” -así lo calificaron- porque en las PASO pierde a manos de la fórmula F-F, pero enseguida, mirando una última encuesta entregada por Elisa Carrió, la distancia a favor de Cambiemos -argumenta- “se agranda por varios cuerpos”.

En el estudio que están haciendo en la Casa Rosada, Olivos y algunas veces en el propio terreno de descanso de fin de semana de Macri, los números cubren cantidades industriales de espacios. En total hay, hasta ahora, doce organizaciones aceptadas para encuestar. Once de ellas, según pudo saberse, le dan la victoria -en algunos casos pronunciada, en otros muy ajustada- a la fórmula que preside Alberto Fernández y acompaña Cristina Fernández de Kirchner. La restante, por dos o tres puntos, da triunfadora a Macri-Pichetto. A este último, menemista de origen, los propios seguidores de Macri no le dan muchas posibilidades de que lleve a su molino votos peronistas, pero sí consideran que su labia es útil para aclarar ciertos conceptos valederos que sirven para hacer pensar que el oficialismo puede sumar apoyo de “algún” peronista que analice ante ciertas circunstancias.

Sin embargo, lo fundamental de todo esto es que, faltando una semana para definir el primer paso de quién gobernará el país el año venidero, en el ámbito gubernamental están preocupados por no poder parar la caída de la industria y detener la levantada del dólar que se advierte diariamente en el ámbito financiero.

Aunque digan que no se está estudiando ninguna modificación laboral, las realidades rompen todas esas versiones. Justamente un hecho, bien oficial, da muestras de que la reforma está dentro de los planes de la reelección de Macri y claramente en el contexto del préstamo otorgado por el Fondo Monetario Internacional. El siguiente bloque registra este anticipo que ampliaremos a continuación.

Diálogo de “reforma”

El viernes a la tarde, tras su regreso de campaña por tierras coloradas, el Presidente casi ni se cambió para recibir al enviado especial de Donald Trump, su secretario de Comercio, Wilbur Ross.

En Olivos y junto a Dante Sica -ministro de Producción, Trabajo y no sabemos cuántas áreas más-, habló lisa y llanamente de la reforma laboral. Indicaron que todo se está estudiando, pero le dieron la seguridad de que “se va a realizar”. Después el extranjero habló con empresarios y con Sica a solas. Dejó un fuerte abrazo del presidente norteamericano para el jefe de Estado, que se sintió reconfortado una vez más por el apoyo que le brinda el polémico líder del país más poderoso del mundo -¿será el único?-, de allí que va a cumplir todo lo previsto.

Por primera vez se nombra oficialmente, después de un diálogo tan importante, la palabra “reforma” que el gobierno trata de desviar desde hace tiempo.

Durán Barba se la juega

Quien lo escuchó, por su euforia y convencimiento, consideró: “Debe tener la varita mágica”. Claro. Jaime Durán Barba se juega entero por el triunfo de Macri en las elecciones.

El ecuatoriano, que no se va de Buenos Aires hasta después de las PASO, reconoció en un local comercial, ante algunos amigos, que va a ganar la elección. “Por eso me juego entero”. La expresión fue tomada como algo aceptable, lógico, pero por lo contundente dejó algunas dudas.

Así comenzamos este tramo de nuestra columna sobre Breves y Sabrosas. Está llena de realidades y de las que no lo son pero, como decimos siempre, se registran y terminan siendo visibles.

Otro caso que sorprende: “Este gobierno, con la lamentable gestión realizada hasta hoy, donde la falta de sensibilidad hacia la mayoría es cada vez más pública, ¿puede tener tanto apoyo?”. La pregunta busca una respuesta. La tiene: “Hay grupos bien gordos que no quieren saber nada con Cristina y otros, también gordos, que desean el paso al costado de Macri”. Y resuena entonces la palabra de moda: “La gran grieta. La gran polarización que se ha convertido en un número imponderable: de 80 a 82 por ciento”. Hay dos bandos. Qué tal. Nadie gana claro. Después, para gobernar, ¿qué va a pasar? Alguien con voz tenue pero bien clara apuntó: “Bueno, pero por el lado de Todos (kirchnerismo-peronismo) siempre van a estar más cerca de los que laburen. Y es lo que se necesita hoy”. Punto y aparte.

Una licencia para expresar mi solidaridad con la familia de un gran artista de la música autóctona que nos dejó: Rodolfo Zapata. Sus éxitos: “No vamo’ a trabajar” y “La Gorda” nunca serán olvidados.

Seguimos con un empresario de la UIA: Teddy Karagozian. Sorprendió con un: “A mí me va bien con el ajuste, pero la gente la está pasando mal”. De 1.900 personas, se quedó con 1.000. Estaba cerca del Presidente cuando lo dijo en una reunión de los grandes capitostes. Hay cosas que no tienen sentido.

Otro tema: Armando Cavalieri, el jefe de los empleados de comercio, a través de La Revista se Comunica, comprimió en tres frases lo necesario de estos tiempos: incrementar la inversión en las personas; invertir en instituciones del trabajo; incrementar la inversión en trabajo decente y sostenible. Y aclaró con fuerza: “Nuestros sindicatos son hoy más necesarios que nunca para proteger a los trabajadores”. Al respecto, muchos trabajadores reflexionaron, lo hacen a diario: “Si existió Juan Perón, el creador y generador de las organizaciones y del trabajo, ¿por qué el actual Presidente quiere modificar las leyes en lugar de mejorarlas dialogando como corresponde?”. Pero hubo más con cierta bronca: “Cuando necesita, busca peronistas para ganar elecciones”. Se espera respuesta.

La carta de Laura

Se conoció una información, de fuentes serias, en la que la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, envió una nota a todos los sectores de la comunidad empresaria según la cual deben cumplir estrictamente con las disposiciones de la ley penal empresaria por el delito de corrupción.

Allí se clarifican las zonas “grises”, preciso y bien específico, para el entendimiento de la sociedad. La decisión fue analizada durante una de las últimas reuniones que casi a diario mantiene la funcionaria con el Presidente.

¿Qué pasó?

Se analizó en la Casa Rosada la puesta en marcha del servicio cívico militar, conducido por la Gendarmería, para darle capacitación a gran cantidad de jóvenes que quieren inscribirse.

En esta circunstancia, con la presencia de los organismos de seguridad que preside Patricia Bullrich, se aludió a que muchos jóvenes fueron creyendo que iban a ingresar a la Gendarmería con sueldos y los demás requisitos para cumplir casi un servicio militar. Se les está informando que el ingreso tiene un propósito fundamental y es el de capacitarlos para diferentes tareas a través de un ciclo de estudio y enseñanza previa que está a cargo de profesionales y diferentes áreas de la administración nacional. De allí que en un primer momento una verdadera legión de jóvenes y adolescentes hicieron interminables colas en los lugares asignados. Ahora la situación cambió. Hay que explicar bien las cosas antes de tirarse a la pileta. Debe haber agua antes de hacerlo. ¿No lo creen?

Nos encontramos en siete días en estas mismas páginas y el miércoles en Crónica HD a partir de las 22.30. Buena semana.