El desorden político que se vive en Juntos por el Cambio tiene su contracara en el Frente de Todos. La tranquilidad descansa en los 15 puntos de diferencia entre ambos espacios. Y en el mientras tanto, a la espera del 7 de septiembre para retomar, oficialmente, la campaña hacia octubre, Alberto Fernández diagrama el futuro en su cabeza. "Volveré al Ministerio de Cultura", reconoció el candidato presidencial, que en los próximos días podría tener un cruce en persona con su principal opositor, Mauricio Macri.

El 3 de septiembre del año pasado se borraron los ministerio de Trabajo, de Salud, de Ciencia y de Cultura. Aquel lunes caótico -por aquellos días el dólar trepó a los $40- derivó en una reestructuración de la administración pública que significó la aparición de nuevas secretarías y un ahorro, para el Ejecutivo, de $10.000 millones. La reducción del aparato estatal conllevó críticas no solamente de la oposición, sino que también voces dentro del oficialismo reprocharon el plan ideado por Marcos Peña.

Hoy, a casi un año, Alberto Fernández repite: "Volverá el Ministerio de Cultura. Soy un consumidor de la cultura. El Estado debe darle al creador de la cultura garantías y hacer que sean reconocidos sus derechos. La política tiene que llenar la panza de los argentinos con comida y su alma con cultura".

Esas declaraciones para "AM 750" se suman a sus anteriores palabras admitiendo el regreso, con su hipotético gobierno, de los ministerios de Trabajo, Salud y de Cultura, hoy absorbidos por Producción, Desarrollo Social y Educación, respectivamente. Asimismo habló de dos nuevas carteras: Vivienda e Igualdad.

La danza de nombres ya suena en sus oficinas de la calle México, barrio porteño de San Telmo. En relación con el Ministerio de Igualdad, quien suena como posible candidata a ocupar ese cargo es Victoria Donda, en la actualidad diputada nacional.

Si bien reitera que por el momento es "simplemente un candidato a presidente", la amplia ventaja en las PASO lleva, indefectiblemente a él y a su equipo, a diagramar un posible gabinete. Los aspirantes son varios, pero la decisión de los nombres tiene una sola dirección: la arma Alberto Fernández.

En esa sintonía de serenidad, el candidato presidencial sentenció: "Trato de nunca dejar de hablar con la gente, en la calle, en la facultad, cuando salgo con el auto". "Dar Derecho Penal -siguió- es como estar en el desierto y encontrar un oasis. Amo dar clases e intento hacer razonar a mis alumnos. Este cuatrimestre voy a intentar dar clases, el tema es que cuando salgo tengo 100 personas para sacarme fotos".

Reconociendo la faceta célebre de su perro, señaló que "Dylan es más famoso que yo. La gente me para y se saca una foto con él. Dylan tiene tres años y medio, es un compañero extraordinario. El amor y el compañerismo que me da no me lo ha dado nadie en el mundo, es un amor incondicional".

Asimismo, Alberto Fernández recordó que "Néstor fue mi gran maestro" y destacó que "la política me dio todo y soy el porteño más federal que existe: voy a hacer todo lo que esté en mi alcance para que las provincias se recuperen".

Por otra parte, el ex jefe de Gabinete subrayó el vínculo de "mucho respeto con el papa Francisco, quien me recibió varias veces. Por un tiempo estuve muy enojado con la Iglesia, porque no practica valores cristianos como el amor por los pobres. Francisco me reconcilió con la Iglesia".

En tanto, su agenda de la semana tiene resaltados dos eventos: el jueves concurrirá, al igual que Mauricio Macri, al Malba para participar del evento "Democracia y Desarrollo"; y el viernes viajará a la provincia de Mendoza para mostrarse con la candidata, Anabel Fernández Sagasti.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a San Román de Antioquía

La Iglesia recuerda a San Román de Antioquía

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos