La mayor parte del arco opositor salió a criticar con dureza la reforma de las Fuerzas Armadas que anunció el presidente Mauricio Macri este lunes. En especial, cuestionan las consecuencias que podría tener su intervención en temas de seguridad interior.

El bloque de diputados del Frente para la Victoria, consideró este anuncio como "una degradación de la democracia y del derecho", ya que desde 1983 "es una política de Estado separar la defensa nacional de la seguridad interior. Involucrar a las Fuerzas Armadas en asuntos de narcotráfico es ilegal y en países como México, Colombia y Brasil fracasó, lo que generó una revisión d. esa decisión”.

La diputada nacional y referente de Libres del Sur, Victoria Donda, se manifestó al respecto en su cuenta oficial de twitter.

 

Otro de los que tuvo palabra el jefe del bloque kirchnerista, Agustín Rossi, que hizo referencia al "peligro" que significa utilizar la FFAA en seguridad interior y que ni Estados Unidos se "animó a tanto".  


Otro de los que habló fue Felipe Solá, el diputado nacional por el Frente Renovador, que sostuvo que "si quieren reformar las Fuerzas  Armadas y derogar las leyes existentes, que vengan a discutirlo  al Congreso”.


En declaraciones a radio La Patriada, el ex gobernador  bonaerense afirmó que "no es conveniente para la seguridad de un país que ha tenido un partido militar, que las Fuerzas Armadas estén a cargo de la seguridad interior”.

El ex canciller Jorge Taiana también se refirió al polémico anuncio de Mauricio Macri y resaltó que esa institución "está para defender la soberanía de la Nación” y no "para ser auxiliar de las fuerzas de seguridad".

Hasta Milagro Sala, líder de la Tupac Amaru, consideró una "grosería lo que está haciendo el presidente con las Fuerzas Armadas".

Se espera que el Gobierno modifique en los próximos días el decreto 727/2006, reglamentario de la ley de defensa nacional, que desde la gestión de Néstor Kirchner solo permite el empleo de las Fuerzas Armadas ante agresiones de origen externo "cuando estas sean perpetradas por otros Estados".

En agosto el jefe del Estado enviará 500 efectivos a zonas vulnerables de Salta, Formosa y Misiones y en un año sumarán unos 5000.