El ministro de Justicia, Germán Garavano, aseguró que la agrupación mapuche involucrada en la toma de tierras en Villa Mascardi -donde resultó muerto el joven Rafael Nahuel- tiene vinculación con el grupo "que obstaculizó el accionar de la Justicia en la investigación de Santiago Maldonado".

"Este grupo tiene una vinculación con el grupo que afectó la escena del crimen y obstaculizó el accionar de la Justicia en la investigación de Santiago Maldonado", sostuvo el funcionario en declaraciones a radio Mitre.

El titular de la cartera de Justicia consideró que se trata de "un grupo muy chico que no representa a la comunidad mapuche”, y que está compuesto por "personas muy radicalizadas que usan la violencia".

"Son grupos que usan medios violentos, que desconocen la Constitución, el Estado e incluso la propia Justicia", agregó Garavano, que lo asoció a idénticas agrupaciones que operan hace muchos años en Chile.
 
Rafael Nahuel, de 22 años, murió el sábado a causa de un balazo ascendente en un glúteo, que afectó órganos vitales y que provino de una pistola 9 milímetros, según dijeron médicos forenses de la Policía de Río Negro, a cargo de la autopsia.

Garavano afirmó que son unas "20 personas" las que permanecen en el predio ocupado, perteneciente a Parques Nacionales. "El desafío que tiene el juez es identificar a estas personas y lograr su detención, en caso de que corresponda", indicó.

Según el funcionario la información que circulaba es que algunas de estas personas se iban a entregar a partir de una mediación de la Iglesia. "Esto no sucedió", aclaró.

Consultado sobre si existe molestia del Gobierno sobre la actuación del juez Gustavo Villanueva, que interviene en el caso, indicó que "esa molestia hoy no es tal".

Aunque habló de diferencias sobre cómo debe abordarse la investigación: "Sí es clara la posición del Gobierno en cuanto a no volver a tolerar un ingreso y que personal civil termine palpando de armas a personal de las fuerzas de seguridad y que un juez no tenga autoridad sobre un lugar. Pero también entendemos que es un lugar difícil y que el juez tiene que evitar conflictos o consecuencias mayores".

Además, se mostró esperanzado en que la Justicia pueda "hacer frente a los hechos de violencia que se han dado en el sur del país".