La inflación de marzo trepó al 6,1% a raíz de la "tormenta perfecta" de aumentos que se registró durante ese mes, de acuerdo con un informe privado difundido esta mañana.

"Esta aceleración es atribuible, en primer lugar, al impacto de los aumentos en los combustibles, las tarifas, las prepagas y la educación, que estaban previstos. A ello se sumó el incremento en los precios de las commodities, por efecto de la guerra en Ucrania", indicó el director del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano, Víctor Beker.

Según consideró el economista, a eso se sumó el anuncio de la "guerra contra la inflación", que realizó el presidente Alberto Fernández: a su criterio, esa actitud "generó, inmediatamente, remarcaciones preventivas de precios, por temor a su congelamiento. Es decir que tuvimos una ‘tormenta perfecta’".

"Fenómeno multicausal"

En este marco, el economista consideró que "la inflación es un fenómeno multicausal y, por ello, el éxito de cualquier estrategia antiinflacionaria que se encare requiere de un enfoque integral capaz de atacar el conjunto de los factores inflacionarios. La clave reside en enfrentar este flagelo con un conjunto coordinado de medidas monetarias, fiscales y cambiarias, y contar con la voluntad política de llevarlo a cabo", evaluó.

No obstante, opinó que la inflación es la "carta bajo la manga" del Gobierno para seguir licuando el gasto y eventualmente cumplir con las metas fiscales acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Dado que los gastos dependen de la inflación pasada, mientras que los ingresos son función de la inflación presente, una mayor inflación es siempre un instrumento para reducir el déficit fiscal en términos reales", completó Beker.

Otras estimaciones

En los últimos días se difundieron diversas estimaciones privadas que ubicaron entre el 5,5% y 6% el índice de inflación de marzo, acumulando un importante alza para el primer trimestre del año, ya que en enero el IPC había marcado un 3,9%, mientras que en febrero alcanzó el 4,7%, por lo que en la suma se mostrará en torno al 14%.

La creciente presión inflacionaria provocó que las expectativas de inflación de los agentes económicos se disparen en marzo y trepen al 59,2% para 2022, 4,2 puntos por encima de las expresadas en febrero, según el Relevamiento de Expectativas de Mercado que elabora el Banco Central, con datos recogidos durante los últimos días del mes pasado.

El promedio de los encuestados, arroja que para marzo, la inflación se ubicó en el 5,5%. Un estudio más dramático la ubicó cercana al 7%, así se desprende del Índice Estadístico de los Trabajadores (IET) de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) estimó que la inflación de marzo se disparó al 6,8%, impulsada por los precios de los alimentos, que crecieron hasta el 9% durante ese mes.

El último jueves el Instituto de Estadística porteño dio a conocer la inflación de marzo en la Ciudad de Buenos Aires, que alcanzó el 5,9%, y de esa forma el primer trimestre cerró con una variación de precios del 14,6% y frente a marzo de 2021 el incremento fue del 54,1%. Un anticipo de lo que se prevé a nivel país.

Ver comentarios