El ministro de Economía, Martín Guzmán, destacó que entre las metas acordadas con el Fondo Monetario Internacional ( FMI) para la renegociación de la deuda figura la "reducción gradual" del déficit fiscal y aseguró que "no va a haber ningún salto cambiario" en la cotización del dólar.

En una conferencia de prensa que ofreció en el microcine del Palacio de Hacienda junto con el jefe de Gabinete, Juan Manzur, Guzmán remarcó que en el acuerdo no se prevé ningún "salto cambiario" en la cotización del dólar.

Asimismo, precisó que el acuerdo será de facilidades extendidas y no un stand by, como el suscripto en 2018 por la administración de Mauricio Macri, además de detallar que la duración del programa será de dos años y medio, y sujeto a diez revisiones.



Por otra parte, dijo que aún resta "trabajar en los memorandos de las políticas económicas y financieras" y que ello llevaría "algunas semanas".

Guzmán explicó que en el entendimiento con el organismo multilateral de crédito se convino que la Argentina pueda "tener un rol moderadamente expansivo", con metas de reducción gradual del déficit primario.

Al respecto, indicó que para 2022 se prevé un déficit primario de 2,5% del Producto Interno Bruto (PIB), ocho décimas de punto porcentual menos que el 3,3% señalado en el proyecto de ley de Presupuesto que fuera rechazado por la oposición en la Cámara de Diputados.



La "reducción gradual" continuará en 2023 con un 1,9% y para el 2024 con un 0,9% del PIB.

También anunció una reducción "gradual y decidida" de la asistencia del Banco Central al Tesoro, además de tener una estructura de tasas interés reales positivas y avanzar en la reconstrucción de la deuda pública en moneda local.

En cuanto a la caracterización de la inflación, Guzmán afirmó que se acordó con el FMI avanzar en un enfoque integral, tomando en cuenta que se trata de "un fenómeno multicausal".

El jefe del Palacio de Hacienda comenzó su alocución recordando que el gobierno de Mauricio Macri dejó al país "con una carga de deuda aplastante", y que se buscó una renegociación con el Fondo "sin socavar las posibilidades de desarrollo".