En medio de la escalada inflacionaria que en marzo pasado trepó al 6,7% y alcanzó el nivel mensual más alto en 20 años, un grupo de diputados del Frente de Todos presentará este jueves un proyecto de ley que busca replicar el funcionamiento del Mercado Central en diferentes regiones del país. La iniciativa cuenta con el apoyo del gobierno y apunta a crear 400 mercados alimentarios de cercanía para generar mayores referencias en los precios y llevarlos del productor directo al consumidor.

La propuesta, encabezada por el diputado Daniel Arroyo, contempla la descentralización de fondos del Estado nacional a gobiernos provinciales y municipales para la constitución, equipamiento y funcionamiento de los mercados. "Además se incluye la implementación de líneas de créditos específicas a tasa bonificada. Tenemos una buena expectativa de que el proyecto se apruebe rápido en el Congreso", señaló el legislador oficialista al ser consultado por cronica.com.ar.

Uno de los objetivos principales del proyecto de ley será promover el acceso a frutas, verduras, lácteos y carnes a valores más bajos que los ofrecidos en la actualidad en los canales tradicionales de ventas. "La intención es bajar el precio sin intermediación, mejorar la calidad nutricional y fomentar los productores locales",, destacó Arroyo, al ampliar los detalles de la iniciativa.

Otras claves del proyecto para crear 400 mercados de cercanía

Los mercados podrán ser públicos, privados (con participación de cooperativas) o mixtos. Y no sólo tendrán la posibilidad de comercializar a nivel local y regional, sino también brindar servicios de acopio y refrigeración. La propuesta establece la conformación de un Fideicomiso que se nutrirá de aportes públicos y privados para financiar estos espacios. "No hay impuestos nuevos", aclaró el ex ministro de Desarrollo Social.

"Estamos planteando, en una primera etapa, llegar a unos 400 pequeños mercados centrales, algunos ya existen y otros hay que crear sin intermediación, donde el productor va y vende de manera directa”, continuó Arroyo. Y luego agregó: "Evaluamos que en distintos esquemas podemos llegar de manera directa e indirecta a un millón de puestos de trabajo".

En principio, la intención es que la iniciativa sea ejecutada por alguna dirección del Ministerio de Desarrollo Productivo para separarla del ámbito de Desarrollo Social. Sus impulsores puntualizaron a cronica.com.ar que buscan fortalecer el entramado de la economía social y la agricultura campesina, como así también garantizar el acceso a precios justos para toda la población.

El proyecto de ley, tal como se dijo, fue impulsado en medio de un contexto inflacionario que preocupa al gobierno de Alberto Fernández y los dirigentes del Frente de Todos. En ese sentido, Arroyo subrayó que "el punto clave de la propuesta es que el productor venda de manera directa". Y concluyó: "Necesitamos un programa antiinflacionario integral y uno de los ejes es generar un cambio muy profundo en la producción y comercialización de alimentos".