Marcos Peña hizo mención a la cuestión de las tarifas de los servicios públicos, pero la Cámara Alta, sin la presencia de la senadora Cristina Fernández de Kirchner (que se retiró antes), y a diferencia de Diputados, fue un encuentro en tranquilidad. Peña brindó un discurso de 20 minutos y luego hablaron los representantes de cada bloque con los reclamos puntuales de su distrito, más tarde el funcionario nacional respondió.

"En Cambiemos estamos en contra de que el Parlamento sea el lugar donde se define la política tarifaria de los servicios públicos", resumió.

"En 2015 había un federalismo sin contenido", arrancó Peña, quien explicó que desde la Casa Rosada "los fondos se repartían como un método de disciplinamiento político". El gobierno actual "no las dejó solas, rascó el fondo de la olla y consiguió los recursos", aseguró. "Hoy tenemos provincias que sanearon sus déficit fiscales", agregó.

"El debate, ahora, es ordenar las responsabilidades del Estado nacional, de las provincias y de los municipios y encarar la discusión de la coparticipación", insistió. En ese sentido, se preguntó si "debe la Nación darle plata a una intendencia para asfaltar una calle", o si "debe la Nación construir viviendas en una provincia".