El juez federal subrogante en Bariloche, Gustavo Villanueva, rodeado de un amplio despliegue de seguridad a cargo de la Policía Federal, encabezó este jueves peritajes por más de siete horas en la comunidad mapuche de Villa Mascardi, donde murió baleado el pasado 25 de noviembre el joven Rafael Nahuel, en el marco de un operativo de Prefectura.

Del operativo participaban también funcionarios judiciales, peritos de la Policía Federal, representantes de la APDH Bariloche y otros acompañantes. La visita de la comitiva judicial fue precedida a las 9 por un corte del tránsito en la ruta nacional 40, ordenado por Villanueva, que se extendió por varias horas, entre 12 kilómetros al norte del lugar, hasta 60 kilómetros al sur.

Villanueva ingresó al predio alrededor de las 12.30 junto a los peritos enfundados en trajes blancos y rodeados de una amplia comitiva, que contó con referentes mapuches, dirigentes políticos y de las organizaciones, y siete horas después aún permanecía en el lugar. Cientos de metros más arriba de la ruta se desplegó la inspección judicial en el bosque, mientras el cerco de seguridad mantenía la hermeticidad del procedimiento.

La comunidad Lafken Winkul Mapu ocupó el 14 de septiembre un predio de 500 hectáreas del Parque Nacional Nahuel Huapi, en la zona de Villa Mascardi, 30 kilómetros al sur de Bariloche, lo que llevó a Parques Nacionales a denunciar penalmente la usurpación y pedir el desalojo. El jueves 23 de noviembre un gran operativo de la Policía Federal, Prefectura y Gendarmería ejecutó el desalojo ordenado por Villanueva, con la detención de cinco mujeres y cuatro chicos, que fueron liberados esa misma tarde.

Los hombres de la comunidad escaparon al procedimiento y un contingente de Prefectura quedó custodiando el terreno para que no vuelvan a ocuparlo. El sábado 25, esos mismos uniformados actuaron contra los mapuches que reaparecieron en el lugar y, en medio de ese operativo, Nahuel murió baleado.

El domingo siguiente, Villanueva fue al lugar por primera vez, acompañado por representantes de la comunidad, dirigentes de la APDH y el obispo de Bariloche, Juan José Chaparro, y acordó con los mapuches retirar la custodia de Prefectura y garantizar que no obstaculizarían los peritajes, que recién ordenó para este viernes, doce días después de la muerte del joven.