Por Luciano Bugner
@lucianobugner

El pedido de unos 50 intendentes del conurbano y del interior de la provincia de Buenos Aires fue claro: emergencia alimentaria y flexibilización a las obligaciones tributarias para los comerciantes. La gobernadora, María Eugenia Vidal, evitó entrar en conflicto con los jefes comunales, en sintonía con el mensaje que bajó Mauricio Macri de cara a las próximas elecciones. Pero desde la provincia esquivaron el silencio, y tildaron la maniobra de los mandatarios como “una mentira y una vergüenza”.

Quien encabezó el reclamo fue la intendenta de La Matanza, Verónica Magario.Ante la angustiosa situación económica y social, la gobernadora debe asumir su responsabilidad y reforzar las partidas presupuestarias para atenuar el impacto de las políticas económicas”, disparó la candidata a vicegobernadora por el Frente de Todos.

Con la firma de 51 intendentes, desde el espacio exigieron “una reunión en carácter de urgente a fin de abordar las problemáticas”. Desde La Plata, el entorno de Vidal desmintió que no exista la comunicación con la oposición: “Trabaja con todos en equipo. Todos reciben obras y programas de la provincia”.

En la carta -también dirigida a López Medrano, ministro de Desarrollo Social, y a Sánchez Zinny, titular de Educación- señala que “la realidad golpea a todos los bonaerenses”, y enumera distintas cifras: el 46,8% de los menores de 14 años está bajo la línea de la pobreza (Indec); cuatro de cada diez niños se alimentan en comedores alimentarios (UCA); la inversión real del Estado es un 20% en comparación al 2016, según el Centro de Economía Política Argentina.

Es por ello que “creemos necesario que se aumente significativamente la cantidad de alimentos a las familias que se han quedado desempleadas, jubilados que no cubren sus gastos a fin de mes y comedores barriales. Además, se debe incrementar los cupos en los comedores escolares y, en relación a los colegios secundarios y de formación de adultos, iniciar la apertura de los mismos”, detalló el escrito que fue presentado frente a la Casa de la Provincia, ubicada en Callao al 200.

Los intentendes peronistas además, “pedimos instruya a la Agencia de Recaudación de la Provincia (ARBA) sobre la situación crítica en la que se encuentran los pequeños comerciantes -y en especial lo de los barrios más humildes- para que arbitre los mecanismos administrativos y legales, a fin de flexibilizar las obligaciones tributarias que recaen sobre ese sector”.

Alberto Descalzo, intendente de Ituzaingó, bregó por “la paz social”, por eso resaltó el carácter “urgente de una reunión con la gobernadora para buscar juntos una solución”. Alertado sobre la última devaluación, “que todavía no nos golpeó”, subrayó la “falta de alimento nutritivo en los hogares, lo cual dificulta la conformación de los hombres”.

Sin confrontar, María Eugenia Vidal optó por el hermetismo. Pero desde provincia, en comunicación con Crónica, manifestaron que “la ayuda llega”. “Esta semana volvimos a aumentar las partidas”, destacaron desde Gobernación, enumerando los alzas: Servicio Alimentario Escolar, 10% a partir de septiembre; Becas UDIS, 15%; Plan Más Vida, bono de $1.000; Hogares de Niñez, 25% a partir de septiembre.

Desde provincia descartaron una reunión con los intendentes, argumentando que “Vidal trabaja con todos en equipo. Todos reciben obras y programas de la provincia”.

noticias relacionadas

Ver más productos

San Félix de Valois, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Félix de Valois

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos