Por Roberto Di Sandro
El Decano
rdisandro@cronica.com.ar

El hombre fuerte del gobierno kirchnerista, Julio De Vido, fue detenido y destituido como diputado. El Congreso, después de ver los informes de la Justicia, resolvió dichas medidas extremas.

En la Casa Rosada este acontecimiento fue seguido por algunos funcionarios de Presidencia y del Ministerio del Interior a través de la televisión, pero no hubo ninguna reacción. El presidente Macri también lo siguió por las pantallas: dicen que cambió de frecuencia casi constantemente, pero no hizo ninguna apreciación.

La agenda no cambia

Sólo después de recorrer varias obras, Macri se reunió con sus colaboradores inmediatos y allí resolvió la agenda que pondrá en marcha esta semana con encuentros directos para lograr soluciones a los graves problemas del país. En estas páginas ya hemos adelantado varias veces el deseo del mandatario de convertir los próximos días en reuniones parecidas al Pacto de La Moncloa. Es decir, dialogar con gobernadores, empresarios, dirigentes gremiales, intendentes y representantes de otros sectores, todos juntos, para dejar un sendero de coincidencias de aquí en adelante.

"Le soltaron la mano"

El tema de Julio De Vido "ya lo decidió la Justicia", se dijo en cercanías de los más altos funcionarios del gobierno, aun cuando algunos pensaron que "dentro de un contexto no muy lejano puede ocurrir lo mismo con otros personajes del kirchnerismo entre los que figura la ex presidenta de la Nación". Alguien escuchó la frase de "vamos por todo", lo cual en un principio no fue calificado por el gobierno como tal. Sin embargo, "algo de eso hay", se articuló en algunos sectores neurálgicos, pero el concepto fue emitido en voz baja, como para que no se escuchara.

¿Qué hará ahora De Vido?

Julio De Vido ya comienza a moverse dentro de todo tipo de especulación y eso con fluidez se pudo escuchar en los diferentes ámbitos oficiales, así como en sectores privados, aquello de "nadie salió a defender a De Vido. Lo dejaron solo". Esto se repitió constantemente y las miradas y gestos se detuvieron en la figura de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Hoy, dicen, habrá reuniones en diferentes áreas del gobierno para que los funcionarios sepan qué responder cuando surja la pregunta obligada de "cómo presionó el gobierno para la detención del ex ministro de Planificación Federal". Como dijo una voz surgida de fuentes oficiales y recordando quién usaba la frase: "Todo pasa".

Reapareció Bullrich

En ese marco, quien rompió el silencio fue la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. La funcionaria lleva meses en la mira por el caso de Santiago Maldonado, y nadie en el gobierno se anima a confirmar su continuidad en el cargo.

Pese a eso, Bullrich se volcó a las redes sociales ayer para celebrar la detención de Julio De Vido, a quien denunció en diversas ocasiones. "Quienes lo denunciamos durante la década kirchnerista, hoy sentimos que la detención de Julio De Vido es un verdadero acto de justicia" escribió la ministra, quien mantuvo prudencial silencio desde la aparición del cuerpo del joven activista en el río Chubut.