Por Gabriel Calisto
@GCalisto

“Se que estás enojado, y se que el esfuerzo que tuviste que hacer fue demasiado. Te escuché y tenés razón. Voy a cambiar lo que haya que cambiar para aliviarte el día a día. Lo que viene va a ser mejor, por todo el esfuerzo que hicimos que no fue en vano”. El spot que el presidente saliente Mauricio Macri publicó en sus redes sociales el 29 de septiembre, en plena campaña electoral, resume la autocrítica que encaró el Ejecutivo tras el cachetazo de las PASO del 11 de agosto.

Era la campaña del 32% frente al 49% del Frente de Todos. De un equipo que despertaba para ver sus errores y prometía un cambio como argumento principal para pedir otra oportunidad en el manejo de la economía.

Ese mensaje ya fue descartado por el saliente oficialismo. La derrota del 40% reanimó al sector más duro, que llevó al primer presidente de la democracia argentina que no logró en las urnas tener un segundo mandato a declamar que “hay gato para rato” frente a los pedidos de radicales y compañeros del PRO para reformular la forma de conducción del espacio que se prepara para ser oposición.

Más allá de la definición del presidente, que podría tener numerosas lecturas, lo que confirma que el período de autocrítica se cerró es el documento que se difundió en forma extraoficial desde la jefatura de gabinete a cargo del ex jefe de campaña Marcos Peña, donde se autoelogia el estado económico. Allí aseguran que el país estará "listo para crecer" ya que "pudieron revertir la herencia de 2015" y agregaron: "Sin magia, sin mentira, sin ficción".

Uno de los capítulos más llamativos refiere a la inflación, que lejos de ser “lo más fácil de resolver” como se prometió en 2015 volvió a romper récords durante casi todos los años de su gestión. Sobre el punto, el documento menciona que "no se puede eliminarla de un día para el otro, pero en estos cuatro años hemos dado los pasos necesarios para empezar a ver una reducción sostenida y sostenible de la inflación: corregimos las tarifas y el tipo de cambio; y equilibramos las cuentas públicas". En el primer año de su gestión, la cifra rondó el 40% (40,6% según el informe que elaboraban desde el Congreso por el apagón estadístico), para bajar a 24,8% en 2017. El 2018, cuando el oficialismo proyectó “+ - 10,8%”, con un “margen de error de 2%” escaló hasta el 47,6%. Las proyecciones para este año la ubican largamente por encima del 50%, la más alta desde 1991.

Sin abundar en otros ítems como el desempleo -que creció hasta volver a superar el 10%- donde el oficialismo se jacta de haber creado puestos “informales”, o la deuda que consideran que “dejará de ser un problema”, el texto remite ineludiblemente a una estrategia de campaña. A seguir, concluidos los comicios, el discurso de victoria pese a la derrota. Una especia de “esto se da vuelta” con los votos ya contados.

Dignidad

“Salvo en el primer año, el oficialismo se ha caracterizado por muy poco nivel de autocrítica”, le dice a Crónica Mario Riorda, director de la maestría en Comunicación Política de la Universidad Austral. “Recostándose en el pasado, o proyectándose aspiraciónalmente en el futuro, la autocrítica no fue su característica distintiva, muchísimo más desde que el gobierno entra en crisis en mayo del 2018. Por lo que el resultado electoral acelera su propio estilo, intentando pujar además con la re significación de sus cuatro años gestando una sensación de fin de mandato digna”.

Lo que el especialista refiere se resume también en otra frase que el gabinete nacional buscó instalar en la última semana: “nosotros dejamos el Estado con las cuentas en orden” dijo el martes el vicejefe de gabinete Andrés Ibarra, luego de una reunión de gabinete con Macri. El mensaje del presidente saliente fue de trinchera: “defiendan su gestión y cuenten lo que recibieron y lo que dejamos”.

Sin otro mérito, Cambiemos se irá festejando haber completado su mandato constitucional, algo que no logró ningún otro gobierno no peronista.

Vaso medio lleno

Consultado por Crónica, el diputado nacional electo Cristian Ritondo descartó que hayan perdido la autocrítica: “Siempre hay autocritica y debe ser constante al menos en mi caso. Creo que debemos aprender del resultado de las elecciones y seguir escuchando a los vecinos . Por otra parte hay muchísimas cosas que se hicieron bien y serán valoradas a medida que avance el tiempo”, dijo, poniendo en la balanza lo bueno que dejan y también las deudas.

Ver más productos

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Homenaje a los trabajadores de la salud

Homenaje a los trabajadores de la salud

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Ver más productos