El presidente Mauricio Macri y la primera dama, Juliana Awada, visitaron a Rocío Villarreal, la sargento de Policía que resultó gravemente herida durante el ataque a la comisaría de la localidad bonaerense de San Justo del lunes último.

Según informó el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, quien habló en la puerta del Centro Médico Fitz Roy de Villa Crespo, el jefe de Estado le transmitió a la joven de 25 años "el acompañamiento, la fuerza y lo que necesitara".

"Vino con su esposa Juliana Awada y por supuesto que esto provoca en un policía que está herido una enorme alegría, que el Presidente y la gobernadora vengan a visitarla", sostuvo Ritondo, en alusión a que María Eugenia Vidal había ido a ver a la sargento el martes.

El jefe de Estado, junto a efectivos.

Según Ritondo, "el Presidente habló con Rocío, estuvo con ella charlando unos minutos, ella le pidió tomarse una foto" y, además, el mandatario "habló con la familia (de la sargento) y con los compañeros que estuvieron ese día cuando fue el ataque en la comisaría".

Por su parte, el director de la clínica, Mario Shusterhoff, también presente en la visita de Macri, aseguró que la paciente “estaba bien ayer y hoy está aún mejor de ánimo, que es muy importante en este tipo de afecciones”. “Están sus compañeros, que son los que se salvaron de la balacera. Ella les da ánimo a ellos como nos da ánimo a nosotros. La verdad que es un un ejemplo de vida esta chica, ojalá siga así porque no se ven muchos casos”, afirmó el médico.

El ministro Ritondo, también se acercó a la clínica.

Shusterhoff explicó que Rocío está “prácticamente sin dolor” y adelantó que “el lunes, si esto sigue así, empezará su rehabilitación” porque cuanto antes se inicie, será más beneficioso para ella.

Respecto de la lesión que sufrió en la médula, la cual le impide por el momento mover las piernas, dijo que “está bastante comprometida, pero hay esperanzas”, aunque por ahora no está prevista ninguna nueva intervención quirúrgica.

Fuente: Télam