El vicegobernador de Formosa, Floro Eleuterio Bogado, falleció este martes a las 19.30 en Buenos Aires, luego de permanecer esta semana internado por una enfermedad agravada en los últimos días. Desde su entorno familiar confirmaron la noticia con hondo pesar. 


Abogado, nacido el 20 de febrero de 1939, a los 78 años murió un gran político a quien desde el Gobierno se calificó como “un ser humano excepcional”. Fue Gobernador constitucional de la provincia de Formosa entre 1983 y 1987, al retomarse el proceso democrático en el país, embajador extraordinario y plenipotenciario de nuestro país ante la República del Paraguay, y desde 1995 vicegobernador.


Había desarrollado una extensa carrera política que lo llevó a ser electo en las urnas como diputado nacional por el Partido Justicialista, ocupando desde siempre los más altos cargos partidarios. Fue el primer juez de Trabajo y Seguridad Social Letrado en Primera Instancia del Poder Judicial en Formosa, y juez de Paz de Mayor Cuantía.

Desde el Poder Ejecutivo Provincial se hizo público el profundo pesar por la desaparición física de quien además de vicegobernador ocupaba la presidencia nata de la Cámara de Diputados. Se lo definió como “un militante leal y comprometido con la causa nacional y popular, hacedor infatigable, un excelente compañero, una gran persona y de interminable amor por su pueblo, especialmente por las comunidades aborígenes”.