La justicia federal de La Plata ordenó la intervención del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (Soeme) en el marco de la investigación contra su titular, Marcelo Balcedo, y otro miembro del consejo directivo, Mauricio Yebra.

Balcedo es el último de los sindicalistas presos durante el gobierno de Macri. En su caso, está encarcelado en Uruguay, donde fue detenido el 4 de enero junto a su esposa. Más precisamente, el hecho se dio en Piriápolis, en una inmensa quinta de descanso, en la que incautaron una docena de autos de lujo (Ferraris, Jaguar y Porsche, entre otros) y más de medio millón de dólares en efectivo.

Durante distintos allanamientos a cajas de seguridad del gremio y sus allegados, la policía uruguaya encontró más de siete millones de la moneda norteamericana, en lo que constituye el mayor monto registrado en la historia del vecino país.

La medida la adoptó el juez federal Ernesto Kreplak, que investiga a Balcedo; su esposa, Paola Fiege, y su presunto testaferro Mauricio Yebra, por lavado de activos cometidos en el marco de una asociación ilícita. La intervención quedará a cargo de una conducción colegiada que conformarán un representante del Ministerio de Trabajo de la Nación y otro de la misma cartera de la provincia de Buenos Aires.

El magistrado había dispuesto también días atrás la inhibición general de bienes de Balcedo y de su madre, Myriam Chávez, ya que si bien ella no está formalmente imputada, "la Justicia investiga la vinculación patrimonial y laboral" que podría haber entre ambos.

La semana pasada el juez formalizó también el pedido de extradición de Balcedo en el que consignaron que el sindicalista (en carácter de secretario general del Soeme) extrajo, junto con Yebra (en carácter de empleado), no menos de 80 millones de pesos en efectivo.

Pese a su pedido, la justicia uruguaya podría demorar en responder, dado el interés que despertó el caso en ese país, ante el lujo del estilo de vida del gremialista, que fue tanto socio del oficialismo bonaerense de María Eugenia Vidal como del kirchnerismo de Unidad Ciudadana en las últimas elecciones.

Cabe recordar que, además de autos de lujo, dinero y armas, Balcedo mantenía una colección de animales exóticos en su quinta, con llamas, pavos reales y ñandues, entre otros, lo que recordó al narco colombiano Pablo Escobar y su zoológico privado.

Yebra, por su parte, es investigado porque varios de los autos que estaban a su nombre aparecieron en manos de los integrantes de la banda de narcotraficantes rosarinos "Los Monos". El segundo del gremio es el titular de una concesionaria, que también es investigada, que habría servido de pantalla para el lavado de dinero. De ahí se siguió la pista hasta la familia Canteros, sindicada como líder de Los Monos.