Organizaciones sociales y agrupaciones piqueteras realizaron este jueves una jornada de protestas, que tuvo su epicentro en el Obelisco porteño y en Plaza de Mayo, donde reclamaron por la implementación de un Salario Básico Universal (SBU) y manifestaron su rechazo a la "criminalización de la protesta social", entre otras demandas.

La Ciudad de Buenos Airesl vivió una jornada intensa atravesada por movilizaciones y piquetes que complicaron el tránsito desde las primeras horas de la mañana. La concentración en la Av. 9 de Julio ya era masiva poco antes del mediodía. Luego los manifestantes continuaron hacia la Plaza de Mayo, donde permanecieron hasta alrededor de las 15:30, momento en el que lentamente comenzaron a desconcentrarse.

Además de esta actividad, militantes de la Unidad Piquetera (UP) se concentraron en simultáneo en diversos puntos de la ciudad: frente al Ministerio de Trabajo y al de Desarrollo Social y desde allí marcharon también hacia Plaza de Mayo.

La actividad se inició en la zona de Tribunales, donde referentes de UP, integrado por el Polo Obrero, MTR-Votamos Luchar, el CUBA-MTR, el Bloque Piquetero Nacional, la Agrupación Armando Conciencia, la Organización 17 de Noviembre, el MTR Teresa Rodríguez y el Movimiento Territorial Liberación (MTL-Rebelde), entre otros, junto con dirigentes de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) ofrecieron una conferencia de prensa para denunciar "la criminalización de la protesta social" y una serie de "persecuciones" contra organizaciones sociales.

"Estamos denunciando más de 50 allanamientos que se realizaron contra sedes de las organizaciones sociales en distintos barrios populares del país. Quieren criminalizar la protesta y nuestras posturas en contra del ajuste", señaló en diálogo con Télam el referente del Polo Obrero Eduardo Belliboni, uno de los que encabezó la jornada de protesta junto con Silvia Saravia, de Barrios de Pie-Libres del Sur, y Mónica Sulle, del MST-Teresa Vive.

"La de hoy es una nueva jornada de lucha", escribió en su cuenta de Twitter Saravia, coordinadora nacional del Barrios de Pie. “La plata no alcanza, los alimentos no llegan a los comedores y no tenemos noticias de las herramientas prometidas para nuestras cooperativas. El gobierno mira para otro lado. ¡Nosotrxs seguimos en la calle!”, remarcó en su mensaje la dirigente social.

Por su parte Belliboni, dialogó con radio La Red y dijo que en su movimiento no están de acuerdo con el Salario Básico Universal, al considerar que “es un nuevo plan”.

Asimismo, algunos grupos se movieron hacia el Ministerio de Economía para trasladarle el reclamo a Silvina Batakis, a quien le exigen el pago de “un bono de 20 mil pesos a los jubilados que cobran la mínima, a quienes tienen monotributo de las categorías A y B, y a los que cobran el Potenciar Trabajo”.

En tanto, el Frente Popular Darío Santillán, la CTA-A y otras organizaciones sociales concretaron asambleas en el Obelisco y en otros 300 puntos del país "como continuidad de la jornada de lucha en reclamo de la implementación de un salario básico universal". Además, advirtieron que, en caso de no obtener respuesta de las autoridades, "continuarán las asambleas y las concentraciones la semana siguiente".

En sintonía con el reclamo general, la secretaria adjunta de UTEP, Dina Sánchez dijo: "La clase trabajadora no puede garantizar la comida en sus casas. Necesitamos un salario básico universal para quienes están desprotegidos". A su vez, recordó que los trabajadores de la economía popular "se pusieron al hombro la batalla contra el coronavirus y eso hizo que muchas compañeras perdieran la vida", sin embargo, advirtió, "no hay respuestas para nuestro sector".

"Estamos denunciando más de 50 allanamientos que se realizaron contra sedes de las organizaciones sociales en distintos barrios populares del país", señaló el referente del Polo Obrero Eduardo Belliboni.

El epicentro de la protesta fue en Plaza de Mayo, donde hubo un acto de cierre en el que se pidió reforzar la ayuda social. Las manifestaciones se dieron luego de que el Presidente anunciara un bono de 11 mil pesos para los más de 1.300.000 beneficiarios del Potenciar Trabajo. “La medida, aunque insuficiente, es una primera victoria del movimiento piquetero combativo contra el ajuste”, interpretó Belliboni.

"Con la lucha ganamos el aguinaldo para el plan Potenciar Trabajo, 11.000 pesos para todos y todas las y los beneficiarios pero debemos seguir en las calles para lograr el Salario Básico Universal", coincidió Luzmery Villanueva, titular de VAIO, integrante del MTE en la UTEP.

Por otra parte, con demandas similares a las de UP, el Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD), encabezado por Raúl Castells, realizó cortes parciales al tránsito en la rotonda del Puente La Noria que comunica con el sur del Gran Buenos Aires.

"Estamos reclamando la reapertura para los cupos del Plan Potenciar Trabajo y un bono de 11 mil pesos para todos los jubilados y jubiladas porque con la situación económica no pueden vivir así", dijo Castells a Télam.

Los manifestantes se dirigieron hacia la Plaza de Mayo, donde permanecieron hasta alrededor de las 15:30, momento en el que lentamente comenzaron a desconcentrarse.

Las protestas también se replicaron en varias provincias, con movilizaciones y asambleas en puntos neurálgicos. En Córdoba, Barrios de Pie, Libres del Sur, sectores de izquierda y la FOL se movilizaron por las principales arterias de la capital provincial en "rechazo al ajuste del FMI, por el salario universal y por la no criminalización de la lucha piquetera". También se pidió "aumento del salario mínimo vital y móvil por encima de la inflación".

De igual manera en Río Negro, el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y el Frente Popular Darío Santillán marcharon por el Alto Valle de Río Negro, en reclamo del salario básico universal, mientras que la Unión Argentina de Trabajadores Rurales (UATRE) realizó un corte en la ruta provincial 22.

 

 

Ver comentarios