El cosecretario general de la CGT Pablo Moyano aseguró hoy que participará de una marcha prevista para el próximo 1° de febrero para exigir que "de una vez por todas la Corte Suprema haga justicia", con lo que se sumará a la convocatoria de organizaciones civiles y de abogados frente al Palacio de Tribunales de la ciudad de Buenos Aires.

En declaraciones a AM530, el también secretario general adjunto de Camioneros expresó que "en forma personal ya adherí a la marcha en tribunales, es por una cuestión de dignidad, siendo uno de los más perseguidos en la época del macrismo. Ojalá que a través de la marcha se empiece a ver al justicia verdadera".

Varios políticos y sindicalistas adhirieron en los últimos días a la manifestación convocada para el 1° de febrero (1F) frente al Palacio de Tribunales, donde reclamarán -entre otras cuestiones- una renovación del tribunal, un pronunciamiento de los altos jueces sobre el arresto domiciliario de la dirigente Milagro Sala y se avance en la investigación sobre la mesa judicial bonaerense durante la gestión de la ex gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, con el objetivo de perseguir dirigentes gremiales.



Sobre el caso de la mesa jiudicial, Moyano aseguró que la persecución se dio tras el "rechazo de la reforma laboral" por parte de los sindicatos: "Salimos a la calle, rechazamos esa política económica y ahí comienza el armado de causas y los allanamientos", recordó.

Al ser consultado por los allanamientos a la sede del sindicato de camioneros durante la presidencia de Mauricio Macri, Moyano señaló que  "llegaba la Gendarmería a las 9 de la mañana y a las 9.01 llegaban los medios", con lo cual consideró que "estaba todo orquestado entre el aparato judicial y mediático".

"Lo importante es que después de cuatro años está saliendo a la luz todo ese armado de causas que tenía el gobierno anterior", destacó el dirigente gremial.



Moyano afirmó que los ex funcionarios de Cambiemos querían "hacer desaparecer los sindicatos y los derechos de los trabajadores" porque "tienen la raíz política de la dictadura".

Por último, el secretario general afirmó que ahora los responsables de la persecución están "todos escondidos tratando de tapar las macanas que han hecho en contra de los trabajadores".

"Es importante que se investigue el armado de causa a los dirigentes que no apoyábamos ese modelo económico", concluyó Pablo Moyano.

Luis D’Elia: "que se vayan y no vuelvan nunca más"

El dirigente social Luis D’Elia, uno de los impulsores de la marcha de protesta del 1° de febrero, sostuvo que el objetivo es que los cuatro jueces de la Corte Suprema "se vayan y no vuelvan nunca más", aunque aclaró que "no hay que echar a patadas a nadie".

"Vamos a exigir la renuncia", señaló el referente del partido kirchnerista Miles en diálogo con Radio Rivadavia, a la vez que señaló que "no necesitamos acudir a la violencia porque nos asiste la razón y la verdad".

 "Cuando estas cuestiones llegan a este grado de gravedad, las cosas se resuelven en la calle", fundamentó seguidamente.

D'Elía aclaró que él no está a la cabeza de la convocatoria a la marcha sino que ese rol lo asumió el juez del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional 29 de la ciudad de Buenos Aires, Juan María Ramos Padilla.

Precisamente, días atrás el propio magistrado dijo que "la marcha la convoqué yo con un grupo de autoconvocados”, en declaraciones al canal A24.

Entre varos motivos que dijo tener para la marcha, recordó un reciente fallo del máximo tribunal que declaró inconstitucional una ley del año 2006 que redujo de 20 a 13 los miembros del Consejo de la Magistratura. 

Ramos Padilla consideró ese fallo como "una ruptura y un daño enorme al Estado de Derecho". Agegó luego que "la Corte acaba de ponerle un plazo al Congreso de la Nación para que en 120 días corridos dicte una sentencia y conforme un Consejo de la Magistratura como ellos quieren, como la Corte quiere, con la presidencia del presidente de la Corte".