El Ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, consideró que “recuperar el crédito es el primero de los desafíos” que deberá enfrentar el próximo gobierno de Alberto Fernández, en una negociación que “debe ser rápida, pero no precipitada”.

Argentina “tiene problemas de liquidez, pero no de solvencia” a la hora de enfrentar una renegociación de su deuda con los acreedores, destacó Lacunza en el cierre de una nueva edición del Consejo de las Américas, que se desarrolló en un hotel porteño.

El ministro de Hacienda se refirió, entre otros temas “a los desafíos que deberá enfrentar el gobierno entrarte” en los que “recuperar el crédito es el primero” ya que “un país no puede vivir eternamente pagando al contado sus deudas”.

Para Lacunza “los 2.300 puntos básicos (del Riesgo País) no tienen nada que ver con los casi equilibrios gemelos (que deja el gobierno de Mauricio Macri) y una deuda del 72 % del PBI, que cuando se sacan los vencimientos intra sector público son el 50%”.

Consideró que “una negociación rápida (de la deuda) no quiere decir precipitada”. El próximo Gobierno “tiene tiempo para entablar una negociación” y que “el estiramiento de plazos es similar a una quita de capital”.

Lacunza apuntó también que “el esfuerzo fiscal asociado (al pago de la deuda) no es ciclópeo ni inaccesible” y que “no existen falsos dilemas, no vamos a crecer una deuda sustentable si no vamos a tener un pan fiscal austero”.