El jefe de Gabinete, Marcos Peña, ratificó este miércoles el rumbo de la política económica del gobierno nacional y atribuyó la decisión de recurrir al Fondo Monetario Internacional ( FMI) a la "volatilidad" que existía en el mercado monetario nacional e internacional, a la vez que aseguró que "ya ha pasado la etapa más difícil".

Tras señalar que el gobierno nacional cuenta “con las herramientas necesarias para amortiguar el impacto de esa volatilidad” del mercado monetario, el jefe de Gabinete destacó, entre las medidas impulsadas por el Gobierno, la “decisión preventiva de acudir al FMI no para redefinir nuestra política económica ni reducir nuestra soberanía sino para acudir a un prestamista que pudiera generar mejores circunstancias para navegar en ese mundo incierto”.

Al exponer en el marco de su segundo informe ante la Cámara de Diputados, Peña ratificó el “camino del gradualismo” y rechazó "la demagogia de los que dicen que no nos endeudemos, y que a la vez dicen que reduzcamos los impuestos porque sabemos que las dificultades existen".

Durante la sesión informativa, que se inició pasadas las 11.30 con la presencia de 132 diputados, Peña destacó que el país lleva “siete trimestres de crecimiento”, y puso de relieve el desafío de recuperar “la confianza que necesitábamos como país para que ese camino gradual pueda ser financiado por aquellos que nos presten”.

El jefe de los ministros graficó que “por nuestra dependencia externa estamos en primera fila de ese impacto que podía ocurrir”, y agregó que el Gobierno está “convencido que este camino nos va a permitir tener más herramientas y previsibilidad para recorrer ese trecho, que ya ha pasado su etapa más difícil”.

Puso de relieve además la importancia de realizar “acuerdos necesarios para lograr una mayor velocidad en nuestro camino para lograr equilibrio fiscal”, y destacó que el Gobierno dará “prioridad al valor del diálogo, de trabajar todos juntos, poner la verdad por encima de los simbolismos porque cuando discutimos sólo de simbolismos nos alejamos de las soluciones”.

Peña abogó además por “buscar consensos en materia de tarifas de servicios públicos” para lograr “un esquema más justo donde los que más tienen no sean subsidiados por los que menos tienen”, y pidió “responsabilidad a cada uno en la discusión”, al hacer referencia a las mesas de concertación con sindicatos y empresarios.

“La Argentina está por el camino correcto del desarrollo y por superar problema que llevamos décadas por resolver. Creemos que no hay posibilidad que los problemas los resuelva uno u otro o vivir en el conflicto permanente: asumimos lo que nos toca, pero tenemos que acordar los instrumentos para procesar nuestras diferencias”.

Por otro lado, Peña aseguró que “no sirve engañarnos y pensar en que Argentina va a tener siempre la confianza del mundo, ni pensar que puede ser resuelto por uno o pensar que hacemos todo bien como gobierno, pero tampoco sirve buscar respuestas simples a temas complejos”.

Además, el jefe de Gabinete insistió en que “no vamos a ceder en el compromiso con decir la verdad, de poner la verdad sobre la mesa y trabajar para encontrar soluciones para los argentinos”.


Luego, Peña reafirmó que el Gobierno no tiene "previsto enviar" al Congreso nacional el eventual acuerdo que busca alcanzar en las próximos días con el Fondo Monetario Internacional (FMI), al responder el reclamo realizado por el Frente para la Victoria (FPV) para que el Parlamento analice los alcances de este convenio.

Sobre el permanente reclamo que hicieron los legisladores kirchneristas para que el Gobierno envíe para su análisis el acuerdo con el FMI, Peña dijo que "la ley es clara y no está previsto que ese acuerdo tenga que ir al Congreso".

El Gobierno está realizando gestiones con el FMI para conseguir un préstamo stand by que podría llegar a una suma de US$ 30.000 millones.

Tras escuchar durísimas críticas de diputados del FPV, Peña evitó, esta vez, responder esos cuestionamientos al afirmar que "no voy a contestar las agresiones, las chicanas y las amenazas a la democracia".

Por otro lado, ante una consulta de legisladores del FPV sobre el proyecto de tarifas, Peña dijo que "si el Senado aprueba el proyecto opositor que limita los aumentos de las tarifas el Poder Ejecutivo lo vetará".

Previamente, el radical K Leopoldo Moreau dijo que el presidente Mauricio Macri había afirmado que en la crisis cambiaria hubo falta de coordinación entre el Banco Central y el Palacio de Hacienda, y por eso "yo esperaba tener otro jefe de Gabinete, porque esa es la función que tendría que haber cumplido", y reclamó que el Gobierno envíe el acuerdo con el FMI al Parlamento para su análisis.

Moreau además cuestionó al ministro de Finanzas, Luis Caputo, en tanto que la diputada Cristina Britez (FPV) reprodujo desde su celular un discurso de Peña donde se refería a un aumento del empleo en Misiones, y dijo que al oficialismo "le duele lo que estamos denunciando (sobre la caída del empleo) porque saben que esto es verdad y porque está claro que Mauricio Macri miente".