Una vez más, los movimientos sociales más duros se concentran este jueves frente al Obelisco porteño para debatir y luego votar un plan de lucha. Voceros de las organizaciones estiman la participación de unos 5.000 delegados de la Unidad Piquetera que en esta suerde de gran asamblea que evaluará la idea de hacer un acampe de hasta tres días en Plaza de Mayo o frente al Ministerio de Desarrollo Social. El último antecedente de haber concretado esa medida fue el 10 de Agosto, frente a la Casa Rosada

Como consecuencia de la llegada de los manifestantes, el tránsito por la avenida Corrientes comenzo a ser desviado por Cerrito hacia el sur, en tanto que la Policía de la Ciudad y agentes de tránsito intentaban asegurar que los colectivos que usan el metrobus pudieran continuar con la traza en el centro de la avenida 9 de Julio, luego de rodear la Plaza de la República. En tanto, el tránsito que llegaba por Carlos Pelegrini era desviado por Sarmiento y por la Diagonal Norte.

 

Los reclamos de las agrupaciones

Tal como vienen planteando referentes de las distintas agrupaciones de este sector, todas las medidas de protesta son en rechazo a las políticas económicas del Gobierno nacional y con demandas de “trabajo genuino y apertura de los programas sociales”.

 

 

“El Gobierno se somete al FMI y tiene dos varas: una para los trabajadores, los jubilados y los desocupados con un ajuste brutal; y otra para los sojeros y otros sectores beneficiados con un dólar privilegiado. Hay un aumento de subsidios para los capitalistas y un ajuste para los trabajadores”, apuntó Eduardo Belliboni, referente del Polo Obrero.

De tener aprobada la iniciativa del acampe por tres días, lo que claramente elevaría el nivel de conflicto con lel Gobierno, deberán definir también si será frente al Ministerio de Desarrollo Social o en la Plaza de Mayo.

Potenciar Trabajo y Becas Progresar

Lo concreto es que desde la Unidad Piquetera pretenden dar una muestra de fuerza y visibilizar su agenda, que entre sus principales inquietudes aparece el futuro del plan Potenciar Trabajo.

Cabe mencionar que, a principios de septiembre, el Ejecutivo desvinculó a 40.000 beneficiarios que también cobraban Becas Progresar, una decisión que -aunque luego se retrotrajo parcialmente- los movimientos toman como una nueva traba para los jóvenes de los sectores más marginados.

 

 

Además de un nuevo rechazo al acuerdo con el FMI, también se reclamarán soluciones ante el aumento del trabajo no registrado, la pobreza que no baja del 40 por ciento y la necesidad de refuerzos de alimentos para comedores y merenderos barriales.

De todos modos, las medidas de fuerza no solo estarán localizadas en la Ciudad de Buenos Aires, sino también movilizaciones en el resto del país y cortes en rutas nacionales. Según trascendió, los acampes podrían comenzar el proximo lunes, 26 de septiembre.

Ver comentarios