El Gobierno, la Unión Industrial Argentina y la CGT llegaron a un acuerdo para reabrir las negociaciones paritarias, incluso aquellas que todavía no están vencidas, a efectos de mejorar el poder adquisitivo de los salarios "en el marco de esta situación excepcional" marcada por la evolución del costo de vida.

Del mismo modo, se resolvió "establecer una canasta de primera necesidad, integrada por entre 50 y 60 productos, que tengan un precio claro en los diferentes formatos de comercialización". Esas ofertas serán complementarias al programa Precios Cuidados que se renovará esta semana.

El acuerdo fue alcanzado tras una reunión en el Ministerio de Economía, convocada bajo la ronda de diálogo y concertación social que fue auspiciada por el Gobierno. Del encuentro participaron los ministros de Economía, Martín Guzmán; Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; y de Trabajo, Claudio Moroni; el presidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja, y los directivos de la central fabril Miguel Ángel Rodríguez, Guillermo Moretti y Diego Coatz; y Héctor Daer, Pablo Moyano, Carlos Acuña y Andrés Rodríguez por la CGT.

En el acta se destacó la "necesidad de concertar acciones que permitan afrontar las dificultades económicas locales, agravadas por el conflicto en Ucrania, con el fin de mejorar el poder adquisitivo de los salarios, cuidar la canasta básica de consumo de los argentinos y preservar la reactivación de la economía".

Las medidas acordadas contemplan la posibilidad abrir negociaciones paritarias antes de las fechas estipuladas por cada sector, a la vez que las partes ratificaron la decisión de consensuar una canasta básica con 50 0 60 productos de primera necesidad a precios accesibles. Esa lista, complementaria a la del programa Precios Cuidados, tendrá "un precio claro en los diferentes formatos de comercialización". Además las partes se manifiestan de acuerdo con esa política y se comprometen a "una amplia campaña de divulgación a los fines de fortalecer la referencia de precios en la población".

De manera específica, el Gobierno, los empresarios y los sindicalistas acordaron la apertura de la negociación de convenios salariales que aún no han vencido o que no se encuentran en etapa de tratativas.

También se resolvió conformar mesas de trabajo para solucionar los problemas y tensiones en las cadenas de suministro, acceso a insumos claves y logística, en particular para las Pymes, en el marco del escenario global afectado por la guerra entre Rusia y Ucrania.

Ver comentarios