El triunvirato de la Confederación General del Trabajo encabezó una conferencia de prensa ante la próxima llegada al país de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.

La central obrera rechazó la posibilidad de avalar el acuerdo con el FMI y en este sentido,  Juan Carlos Schmid, alertó: "Una situación de esta naturaleza va a abrir un frente de conflicto infinito. Es prácticamente inviable llevar adelante un ajuste en un país que está paralizado y en recesión".

"No va a haber consenso social de parte de los trabajadores organizados al acuerdo firmado con el FMI", añadió Schmid, y señaló que la "austeridad" sumerge cada vez más la economía.

En el mismo sentido, Héctor Daer adelantó que le harán saber a Lagarde "el enfático rechazo de esta  CGT" a los acuerdos que tienen como único objetivo reducir el déficit fiscal.

Los integrantes de la conducción cegetista también lamentaron que el Gobierno nacional ratificara "el rumbo económico", luego del paro general realizado por la central obrera.

Daer, repudió: "No puede ser que en el Gobierno nacional no se den cuenta de la crisis alimentaria, de la crisis de salud, de la crisis de la cultura y la educación".

Poco antes, Schmid había dicho que "la palabra del Gobierno esta más devaluada que el peso" y que "el ajuste que plantea el Fondo Monetario es inviable político y socialmente".

"Las palabras de Mauricio Macri son dulces para los oídos de las clases dominantes pero no para el resto del pueblo", dijo y remarcó que "va a crecer la conflictividad social".

Por último, el jefe del gremio de Dragado y Balizamiento no descartó "un estallido social" porque hay "mucho malestar en toda la sociedad".