Por Roberto Di Sandro
El Decano
71 años en la Casa Rosada
rdisandro@cronica.com.ar

Alegría y sinsabores

Mientras el gobierno sonríe y difunde su satisfacción por el acuerdo logrado entre el Mercosur y la Unión Europea, en la Argentina se agudiza la situación socio-económica. El peronismo pide al Congreso que disponga la inmediata suspensión de los despidos “por seis meses”; la baja inmediata de precios de la canasta familiar; aumento a jubilados; situación de trabajadores que no llegan a fin de mes; sacar de la calle a más de 7.500 personas que en este momento están en esas condiciones.

En tanto, los sectores gremiales están solicitando un aumento mayor al 30%, ya que la inflación anual supera el 50%. El presidente Mauricio Macri se ve acosado ahora por una huelga aérea de bastante volumen, que sorpresivamente surgió de los sectores específicos de ese importante sector. Hubo reuniones en Olivos en las últimas horas y se espera que el martes, en su viaje tempranero a Tucumán para recibir los festejos del 9 de Julio, hable a todo el país no sólo para referirse al acontecimiento patriótico, sino también a estos instantes que vive el país de verdadera hecatombe que sufre el pueblo, al no tener la protección necesaria del Estado.

Ahora está entrando otro préstamo de más de 5 mil millones de dólares que tiene un solo objetivo: estar bien afilado en verdes para poder ganar las elecciones en las PASO. El Fondo Monetario Internacional (FMI) lo ha confirmado al anunciar este nuevo adelanto. Hay más data informativa con detalles exclusivos. Lea.

Respaldo para ganar

El próximo viernes, el FMI -convertido más que nunca en el Ministerio de Economía de la Argentina-, aprobará otro adelanto de lo que le presta a la Argentina de 5.400 millones de dólares que deberá ser entregado al peculio del Banco Central “antes de la PASO”. Así lo anticipó el nuevo y transitorio jefe del FMI David Lipton que -sentado en el sillón que le dejó Christine Lagarde- ahora manipula y estipula cómo se maneja la “tarasca” verde en la Argentina. Viajan misiones a Washington para dejar sellado este nuevo acuerdo para el gobierno.

Los comentarios que recogemos en estos días en vastos sectores oficiales y también en el privado dan cuenta, sin duda, de que esa satisfacción gubernamental por las coincidencias llegadas en el acuerdo Mercosur- Unión Europea tienen un viso de distraer la atención pública general ante la ineficiencia del gobierno en solucionar los graves problemas existentes y advirtiendo que se les está escapando de las manos ese papelito que se llama “voto” y que fervientemente desea el número uno para sentarse por segunda vez en el Sillón de Rivadavia.

A estas lides que uno tiene desde hace años sobre elecciones, se suman a los de amplios sectores de la opinión pública. No lo cree así, usted, señor lector. Desviar la atención pública. Pero claro; una vez más se escucha esta frase que ya es contundente: “El pueblo no come vidrio”. Chan, chan.

Vidal y su inquietud

Estos días de descanso por el largo fin de semana hacen que Olivos o quizás otro lugar donde suele reposar el mandatario se llene de visitantes. Todo reservado, claro. Pero siempre la lucecita de alguien se enciende y orienta al periodismo y Crónica se prende.

Por ejemplo, reuniones del presi con Vidal. La dama está preocupada. Aun cuando dicen que Macri mejoró un poco en su imagen, a la jefa de Buenos Aires le preocupa enormemente los puntos de ventaja que le ha sacado Kicillof. De allí que Macri, según esos comentarios-versiones, dicen que “habrá un gran apoyo para la dama”. Se acercan a ella “para darle todo el refuerzo necesario”, Macri, Horacio Rodríguez Larreta, Martín Lousteau, Rogelio Frigerio, Lilita Carrió y la última adquisición del gobierno: el menemista Miguel Ángel Pichetto, a quienes lo han encumbrado como la figura fundamental para aportar votos peronistas a la canasta macrista. Todos reunidos en “algún lugar”. Se menciona Olivos, claro, este fin de semana. El de ayer, el de hoy, el de mañana y parte del martes. Cuentan esas voces que saben el acompañamiento que van a realizar. Tocar timbres; parar en plazas y veredas para conversar con todo el mundo y decirles “boca a boca” que este modelo económico terminará en un positivo programa de revertir totalmente la situación social, para convertirla en “soluciones esperadas”. ¿Por qué mira de reojo, amigo?

Emociones históricas

Las emociones históricas han llenado renglones de esta semana en el Instituto de Investigaciones Científicas Juan Domingo Perón. Su jefe, el legendario peronista de sangre Lorenzo Pepe, tuvo oportunidad de emocionar y emocionarse con actos que sin duda quedan en la historia.

Al recuerdo del fallecimiento de Juan Perón, se suma un abrazo de gran sensibilidad humana como el que vimos el otro día. Una sensible sensación de afecto y emoción porque en ese sitio de Juan Perón se honró a Hipólito Yrigoyen, el gran caudillo radical. Con un abrazo fraterno y lleno de afecto sincero y claro lo hicieron Lorenzo Pepe y Diego Barovero, titular del Instituto Yrigoyeneano. Se advirtió allí una mirada hacia el pasado no muy lejano, cuando se estrecharon dos grandes de la historia: Juan Perón y Ricardo Balbín.

Directivos de los dos institutos y mucha otra gente presente sacaron sus pañuelos. En un lugar peronista se honró a un grande del radicalismo. Alguien gritó “porque no se unen de una vez y saben cómo tienen que guiar este país a sus grandes destinos”. Crónica estuvo presente y lo registra. Pero también a pocos días de esta recordación en el mismo suelo, la colectividad Italiana hizo partícipe al Instituto Perón de un libro elaborado por un verdadero paladín de la amistad con la bella Italia.

Franco Arenas, llegó chico a la Argentina y está imbuido de su patria azul y blanca, entregó a Lorenzo Pepe la Constitución de 1949 de nuestro país escrita en Italiano. Allí se incluye un vasto testimonio de algo que está grabado a fuego en nuestro pueblo: La Comunidad Organizada, realizada por él tres veces presidente y que parece haberse olvidado en los últimos treinta años. Por eso la palabra justa de Lorenzo Pepe y de Franco Arenas. Una vez más se iluminó de emoción el gran salón de la Institución y otra vez Crónica estuvo presente, especialmente invitada, para señalar con autoridad y precisión: Hay archivos que no se podrán romper nunca, a pesar que quieran demoler los pensamientos. Somos testigo.

El enojo de Peña

Ya lo dijimos. En Breves y Sabrosas sobran las realidades pero también sorprenden los inéditos que, después, reiteramos, se convierten en realidad. Vamos a las letras:

A) Subió el tono el joven jefe de gabinete y pidió: “Qué pasa. Cómo no da la cara (Cristina), que lo hacía cuando gobernaba”. En qué quedamos, dijeron de afuera, “Cuando hablaba mucho le daban con todo, ahora que no habla, también?" Y la misma voz sumó: “El joven Peña no sabe que el candidato a presidente, ahora, es otro: se llama Alberto Fernández. Espera respuesta.

La B) Algo que escuchamos por ahí, muy cerca de algún pasillo presidencial: el optimismo de Macri por ganar las elecciones. “Ganamos y el país surgirá al mundo con todo y el pueblo tendrá soluciones a sus problemas”. Eso dijo, palabras más, palabras menos, en un aparte con un núcleo de sectores del interior.

C) Las encuestas no dan. Las últimas aluden a una diferencia de seis a siete puntos a favor de F-F. Se escuchó a Durán Barba: “Hay que reducir esa diferencia”. Una voz, bien bajita, le habló al oído: “Y para qué está usted”. En fin. Desde el El Club del 45, donde el peronismo histórico aún tiene sus clientes insobornables, se escucharon definiciones claras y ecuánimes que dan mucho asidero a situaciones que muchas veces se deforman. Por eso en el caso de Miguel Ángel Pichetto se lo considera un hombre sumamente talentoso, pero al mismo tiempo lo señalan como “un menemista, nunca peronista, que saltó del Justicialismo a Cambiemos”: eso “se llama deslealtad”, se enfatiza.

La última lleva letra D y dice: en Brasil señalan que la iniciativa para lograr un acuerdo con la Unión Europea fue de ese país y así lo mencionó Bolsonaro. ¿En qué quedamos, fue Macri o el paulista? Fin del bloque.

Historia y “algo más”

El próximo martes, bien temprano, hablará a todo el país el Presidente. Desde Tucumán, Macri se dirigirá a la ciudadanía para referirse a la celebración del 9 de Julio. Estará allí a las ocho y después tomará el avión para asistir en Buenos Aires al tradicional tedeum y más tarde al desfile militar.

El mensaje será a los grandes próceres que lograron nuestra Independencia. Sin embargo, algunos comentan que puede haber “un algo más”, es decir en algunos párrafos apuntará a la situación que vive hoy el país.

Volvemos en siete días y el miércoles, ya es habitual, estamos a las 22.30 en Crónica HD. Buena semana y feliz Día de la Independencia.

Ver más productos

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos