Por Luciano Bugner 
@lucianobugner 

La discusión por la reforma laboral se mudó a Ginebra, donde se desarrolla la Conferencia Internacional del Trabajo. "Argentina necesita modernizar su legislación laboral y terminar la reforma tributaria", disparó Dante Sica, ministro de Producción y Trabajo. Las palabras generaron un "cortocircuito" con dirigentes de la CGT presentes, le dijeron a Crónica desde Suiza. "No debemos ceder conquistas ni beneficios", resumió Sergio Sasia, líder de la Unión Ferroviaria.

En el último encuentro entre la CGT y el FMI, Roberto Cardarelli -jefe de la misión técnica del organismo- reconoció que "no se pueden acelerar las reformas generales". Las palabras del italiano apuntaban a la modificación laboral y tributaria, y justificaba con la coyuntura económica y social que se vive en el país. Sin embargo, el gobierno busca ir a fondo.

"Para generar empleo e inversión, la Argentina necesita modernizar su legislación laboral y terminar la reforma tributaria sumando un capítulo especial para los pequeños contribuyentes y los emprendedores", dijo Sica en Ginebra. Ante la mirada de dirigentes gremiales, el ministro destacó que "el desafío del futuro es hoy y nos va a ayudar a resolver nuestra deuda con los millones de trabajadores que están en la informalidad". A su vez pidió "reconocer la ciudadanía laboral y la modernización del trabajo".

El guante del otro lado lo recogió Sasia. Desde Suiza, el dirigente de la UF se mostró "consciente en cuanto a la necesidad de actualizar los convenios de trabajo", pero resaltó que eso "no conlleva necesariamente que debamos ceder conquistas, beneficios sociales y condiciones laborales de los trabajadores". El ferroviario añadió que "el modelo sindical argentino no se discute".

Días atrás, Gerardo Martínez (Uocra) sentenció que "la realidad del país exige sostener el empleo" y agregó: "El país y los trabajadores no quieren seguir por ese camino para ser la variable de ajuste".