Por Roberto Di Sandro
El Decano
71 años en la Casa Rosada
rdisandro@cronica.com.ar

La única verdad, la realidad Las Barrancas de Belgrano se inundaron de gritos y cánticos alusivos al “Sí se puede... Sí se puede”. De esta manera, con un optimismo marcado, Cambiemos iniciaba su campaña electoral para poder ganarle al movimiento popular Frente de Todos, conformado por las dos FF: Alberto Fernández y Cristina Fernández. Ambos, pertenecientes al Partido Justicialista en su origen, triunfaron ante la agrupación de Mauricio Macri y el ahora candidato surgido del menemismo, Miguel Pichetto, por la catastrófica diferencia de 16 puntos.

El oficialismo intenta ir al balotaje a través de marchas que se iniciaron ayer y continuarán por 30 días en todo el país, haciendo “dos visitas diarias a diferentes distritos”, según se comunicó. Mientras tanto, el país continúa parado.

Para colmo, llegó una nota hasta las mismas barbas del mandatario que quiere ser reelecto, donde le dicen que “el Fondo Monetario Internacional decidió suspender el desembolso de 5.400 millones de dólares que debía entregar a la Argentina en estos días”. El propio jefe interino de la “vampírica” institución crediticia se dio cuenta de que prácticamente Macri no tiene posibilidades de ganar el 27 de octubre y espera entregar los verdolagas billetes al nuevo mandatario de la Argentina, que será, no cabe duda, Alberto Fernández. Esa comunicación recibida por el gobierno está firmada por la influyente calificadora Moody’s, experta en deuda soberana dependiente del FMI, y está firmada por su vicepresidente, Gabriel Torres.

Crónica se enteró del escrito por diferentes focos informativos y de una frase que evidentemente es patética: “Al mercado le cuesta creer que las condiciones que pone Juntos Por El Cambio sean aceptables” y agregó algo muy impactante y por ende sumamente negativo para nuestro país: “Argentina ya está en default, tal como lo estuvo entre 2002 y 2005 y también en 2014”. Esta apreciación concreta no surge de versiones internas o rumores que se dan a diario, sino del exterior, al que tantas veces Macri se refirió para decir que “el mundo nos está dando la bienvenida después de mucho tiempo”.

Para qué seguir gastando letras sobre el particular. “La única verdad es la realidad”, decía una figura que sin duda generó verdadera recuperación de la actividad industrial y realizó numerosas obras para beneficio del pueblo. Su nombre: Juan Domingo Perón.

Justamente, días pasados, la candidata a vicepresidente por el Frente de Todos, Cristina Fernández de Kirchner, en las habituales charlas sobre su libro “Sinceramente”, aludió al tres veces Presidente -de vez en cuando lo nombra- para referirse a la figura de quien supo conducir al pueblo hacia un objetivo fundamental: el trabajo, dignificándolo en todos sus aspectos. Apuntó a un régimen laboral que hoy quiere ser destruido por un gobierno liberal que está finalizando así: inflación impresionante; despidos permanentes; cierre de fuentes a diario; salarios denigrantes; precios inalcanzables, un gobierno inexistente y algo que dentro de pocos días revitalizará el terror no solo de lo que sucede en nuestro país, sino de lo que se piensa en el exterior: la pobreza. Enseguida damos más datos y otras expresiones informativas que no se conocen.

Pobreza cero... ¿dónde?

En medio de la marcha del “Sí se puede”, algunos presentes, con criterios medidos en sus expresiones y forma de actuar, contaron que algún optimismo se tiene para las elecciones definitivas, pero, al mismo tiempo -con conocimiento de los graves temas que atraviesa el país-, anticiparon una noticia que se conocerá, precisamente, durante todas las marchas que realice Juntos Por El Cambio. Por supuesto que impacta y conmueve. Según esas apreciaciones, el Indec se apresta a dar la cifra de pobreza en el país. Mencionan una cantidad terrorífica: podría llegar al 36%. A través de averiguaciones hechas por Crónica dentro del mismo cuerpo del gobierno -siempre “off the record”-, se sabe que este fin de año nos va a dejar un número como para sufrir por largo tiempo: 40%.

En el ámbito del Ministerio de la Producción, el conductor Dante Sica sufre enormemente, porque no alcanza a superar las trabas que existen para levantar la industria, y en el de Carolina Stanley los subsidios ya tampoco alcanzan y esperan desesperadamente aquellos 5.400 millones de dólares que debería darles el FMI, pero que hasta el momento parece que quedarán para después de las elecciones.

En estos días, mientras siguen cantando por todo el país “Sí se puede”, Macri usará muchas veces su celular para preguntar cómo la van llevando hasta llegar al 27 de octubre. Cuando le pregunten por pobreza cero, ¿qué responderá?

La obsesión: el balotaje

Desde el área oficial, donde uno escucha murmullos diferentes, y también desde afuera, donde recibe alguna noticia con visos de realidad aceptable, se escuchan las quejas acerca de cómo se encara esta grave situación socioeconómica.

Dejando de lado sus salidas por el territorio, cuando está en Gobierno o en Olivos son incesantes las reuniones con “los que se puede”. Lo que más afluye son las encuestas. Ya Jaime Durán Barba no está cerca del Presidente. “No le llevan el apunte”, se escucha constantemente, pero parece que el ecuatoriano se quiere acercar a Horacio Rodríguez Larreta para “aconsejarlo”. No hay mucha recepción en este aspecto, pero el hombre que arregla un bache diario y le pone una florcita al lado, parece que no lo desecha del todo.

Lo que sí se ve es al Presidente mostrarse optimista -a ciertas horas- sobre el balotaje. Esa palabra se menciona de a ratos y a su lado el que parece volver a tener cierta credibilidad por parte del Presidente es Marcos Peña. Ahora habla algo y sugiere un poco. De allí están organizándose muchas reuniones “para la unidad en esta circunstancia electoral” y trata de juntarse más con Pichetto y dirigentes radicales para lanzar planes “más políticos y acordes con buscar votos por todos lados”. Por ejemplo, se ha sabido que muchos empleados contratados cumplen la misión del “gran timbreo”, que ha recomenzado. Tienen orden de tomar todos los reclamos que se hagan y, al mismo tiempo, comprometerse a cumplir si es algo rápido de subsanar. “Quiere recuperar lo que perdió el 11 de agosto”, declaran algunas voces a las que oímos en cualquier lugar, muy cercano a la Plaza de Mayo.

Claro que las últimas encuestas dan cuenta de un bajón terrible para el gobierno: 53% a 32% remarcan algunas favorables a la doble F, y otras aproximan al 36% por parte del ex presidente de Boca. Justamente una información se instala en reuniones bastante largas con Daniel Angelici -el mandamás del Xeneize- en las que se habló de las elecciones del dirigente futbolístico. Hasta el humor ingresó en un momento de la conversación, porque parece que se mencionó, ante la presencia de otros, que Macri podría volver a la institución de la Ribera, como vicepresidente. Desde lejos saltó alguien que -en voz baja para que no lo escuchen todos- lo alertó con un “Sí... pero le hace falta un Carlos Bianchi, pues gracias a éste, Boca salió campeón del mundo”. De vez en cuando los humores están cargados de cierta ironía. Pero las conversaciones existieron y Crónica, siempre atenta, las publica.

“Y... si no me tienen fe”

¿Recuerdan al mano santa de Alberto Olmedo cuando decía “y... si no me tienen fe”? Seguro que sí. Aquí en la esfera oficial también pasan cosas muy parecidas.

En los caminos hacia la reelección de Macri surgen ahora ciertas voces que están dudando de que llegue. Afirman que la esperanza y la fe que le tenían “se ha ido diluyendo”. Algunos dirigentes de Cambiemos que pidieron reserva de sus nombres destacan que en sus caminatas por diferentes sectores de la metrópolis y el país no existe esa fuerza de campañas anteriores, donde Mauricio “era una figura que daba confianza a todos”.

El otro día, mientras observábamos cómo cambian ciertas instalaciones en la Casa Rosada -como la biblioteca de la planta baja, que ahora subió al primer piso, donde estaba el Salón de la Mujeres, y en su lugar instalan ciertas oficinas y baños-, algunas delegaciones que estaban visitando la casa comentaban que “los números que tiene el gobierno para igualar a los de Alberto no le alcanzan”, aun cuando esperan que los que están dirigidos a Roberto Lavagna puedan pasar a Juntos Por El Cambio y algunos de José Luis Espert también.

Uno escucha, además, que la incorporación de Pichetto “no le ha sido favorable a la gestión del gobierno para atraer peronistas, cosa que busca denodadamente Macri”, resaltan, y de allí que “hay que cambiar la estrategia”.

Están tratando de dar anuncios positivos en todas las recorridas que haga el Presidente y tienen “guardadas” algunas disposiciones que surgirán en estas marchas, muchas de las cuales huelen más bien a popular, aunque “al círculo rojo no le gustan”.

La que imprime este deseo medio populista es la gobernadora María Eugenia Vidal, quien accedió a estar al lado de Macri “en ciertas circunstancias, no en todas”, argumentan los que saben. ¿No se acordaron un poco tarde?

No se olvide, los sábados estamos siempre junto a Jorge Cicuttin a las 21.30 por Crónica HD. Empiecen bien la semana y tengan paciencia en todo. Abrazos.

Ver más productos

San Félix de Valois, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Félix de Valois

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos