Edgardo Malaroda, denunciado por maltrato y corrupción.

Luego de que el actual embajador argentino en Alemania, Edgardo Malaroda, fuera acusado junto a su mujer por maltrato y corrupción, pidieron su separación del cargo y el canciller Jorge Faurie designaría en ese puesto a Pedro Villagra Delgado

Pese a que los cambios en Cancillería suelen comunicarse a fin del año, fuentes oficiales confirmaron que en Presidencia y Cancillería eligieron a Pedro Villagra Delgado para ocupar el puesto de Maladora.

Villagra delgado es uno de los pocos embajadores de la Cancillería actual que habla el idioma alemán, fue vicecanciller de la ex ministra del presidente Mauricio Macri, Susana Malcorra, y fue embajador en Australia. Además, consideran su actuación en el G20 como parte del éxito que tuvo Macri en el exterior durante la Cumbre realizada en nuestro país.

LEÉ TAMBIÉN: Piden separar al embajador en Alemania

La designación se produce en medio del escándalo que envuelve al actual embajador en Berlín, Maladora, quien fue denunciado por personal de la embajada del país europeo por maltrato y corrupción.  

En una de las denuncias contra Malaroda y su mujer Verónica Albanesi, el chofer de la sede diplomática argentina Darío Rabilero Campos había manifestado: "Quiero dejar en claro los actos no propios de una relación laboral que estoy sufriendo desde la asunción del nuevo embajador. Específicamente, desde la llegada de su esposa a la residencia oficial, cuyas acciones dificiltan y hasta imposibilitan mi normal desempeño". 

En tanto, el camarero Miguel Olaizola y la cocinera Hidee Benítez Walhters hicieron la denuncia ante el Director de Personal de la Cancillería en la cual dejan en claro el "ambiente insalubre" en el cual trabajan, además de calificar como insostenible la situación en la Embajada.

"Mi nombre es Miguel Olaizola y soy uno de los empleados más antiguos de la embajada argentina, trabajo en la residencia desde el año 1989. Me tomo el atrevimiento de escribir esta carta porque con mis compañeros son sentimos como un felpudo", comienza diciendo el mozo, y agrega que "no se están respetando nuestros derechos. La dignidad de una persona es inviolable".

En otra parte, escribe la cocinera Benítez Walhters, quien manifiesta que el trato es "denigrante". "Nos mantienen reducidos prácticamente al sótano donde no tenemos ni siquiera una cocina dónde preparar nuestra comida, que por cierto, debemos traer de nuestras casas y pagarla nosotros mismos", destaca.

Olaizola, en el descargo, también asegura que "se me ha pedido que cuidara a los niños (hijos del embajador y su mujer) en horarios fuera de mi jornada laboral cuando fueron a un concierto. En mi contrato no figura ser babysitter".

Fuentes del gobierno habrían señalado que la decisión de remover a Malaroda de su cargo ya estaría tomada por la casa Rosada. Incluso ya se sabe que las denuncias se encuentran presentadas ante el gobierno de Angela Merkel.