El empresario Alejandro Vandenbroele, en el banquillo de los acusados junto a Amado Boudou por el caso Ciccone, fue incorporado por el gobierno al programa de testigos protegidos después de que pidió convertirse en “arrepentido”, por lo que se espera que brinde información sustancial sobre el presunto enriquecimiento ilícito del ex vicepresidente, entre otros casos.

Vandenbroele, el monotributista dueño de la firma The Old Fund, a través de la cual junto con Boudou se habría adueñado de la ex Ciccone Calcográfica, pidió convertirse en “arrepentido” al presentarse en la fiscalía para anunciar un cambio de abogados y preguntar por el estado de las causas en su contra.

Pocas horas después el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos informó que Vandenbroele “ingresó provisoriamente al Programa de Protección de Testigos tras el pedido formal elevado por la Justicia al titular de la cartera, Germán Garavano”.

También aclaró la cartera que “se dispusieron las medidas de seguridad pertinentes para brindarle protección de acuerdo a las particularidades del caso”. Y destacó que “en la misma línea, este Ministerio no brindará más detalles para no poner en riesgo la integridad del testigo”.

El ingreso al programa es voluntario y la permanencia en el mismo exige el cumplimiento de las condiciones fijadas por las autoridades”, amplió.

También se señaló que “el sistema de Protección, creado por ley 25.764, se encuentra dirigido a testigos e imputados que hubiera realizado un aporte trascendente a una investigación judicial de competencia federal vinculada a delitos de delincuencia organizada o de violencia institucional, y que como consecuencia de él, se encuentren en una situación de riesgo”.

Al dejar trascender el pedido de Vandenbroele, las fuentes judiciales habían indicado a DyN que “un arrepentido recién lo es cuando empieza a hablar”. Sin embargo, se confirmó que Vandenbroele -quien se encuentra en el banquillo de los acusados en el juicio por la ex Ciccone Calcográfica- estuvo 90 minutos ante el fiscal Jorge Di Lello, a quien le informó el cambio de defensa en manos del defensor oficial Juan Martín Vico.

El acuerdo para ingresar al programa de testigos e imputados colaboradores solo puede hacerse en las causas que están en trámite: el juez Ariel Lijo tiene en sus manos la investigación por enriquecimiento ilícito contra Boudou, las maniobras de The Old Fund con Formosa y el remanente de la causa Ciccone, donde debe resolverse además la situación de Ricardo Echegaray, el ex jefe de la AFIP.

Fuente: DyN