Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

El oficialismo está terminando de delinear cómo serán los timbreos con los que el gobierno intentará volver a conquistar a la clase media, donde en varias capas hay enojo con el gobierno por la situación económica.

Tras el mundial y diversas postergaciones, se decidió que el equipo completo de Cambiemos saldrá a las calles el próximo 28 de julio, en un timbreo que podría estar encabezado por el Presidente, acompañado de gobernadores y ministros de la coalición de gobierno.

Uno de los objetivos, aunque sin reconocerlo, será que caminen las calles los tres candidatos a las reelecciones: Mauricio Macri en la Casa Rosada, María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires y Horacio Rodríguez Larreta en Capital Federal.

Como todo timbreo, se está delineando el discurso a replicar en los contactos con los ciudadanos. Los funcionarios preparan respuestas ante lo que esperan sean preguntas de los vecinos sobre inflación, situación económica y corrida cambiaria.

El equipo de gobierno analiza que la coyuntura económica dominará los intercambios con los vecinos, y que habrá preguntas excluyentes sobre este tema, más que sobre cuestiones como inseguridad u obras pendientes en distintos barrios, que también suelen poblar la agenda de los timbreos.
 

Después de la tormenta

Los timbreos Pro, una verdadera marca de campaña de Cambiemos siempre recomendada por el asesor ecuatoriano Jaime Durán Barba, se reanudarán así luego de un paréntesis de dos meses.

Según trascendió, el equipo de Cambiemos evaluó que había que esperar que calmara la bronca que coincidió con la escapada del dólar.

Ahora, según datos que manejan en la Rosada, la gente, si bien está disconforme con la marcha de la economía, está más calma como para recibir a funcionarios del gobierno que le toquen el timbre y les den explicaciones.

El último contacto del oficialismo con los vecinos con esta modalidad había sido el pasado 19 de mayo, y en esa ocasión participó el Presidente.

El objetivo territorial de la movida será sobre todo acercarse a los barrios más humildes del Conurbano, golpeados por la crisis.

Hacia allí partirán intendentes y referentes amarillos para comenzar a dar la pelea por los votos que será muy pareja para la elección presidencial.

Esos comicios muestran hoy un escenario con Macri y Cristina como jugadores principales, aunque aún no se sabe si la ex Presidenta será de la partida.

Daniel Scioli también analiza los pasos a seguir en este tablero. Mientras tanto, el llamado peronismo federal no K, compuesto entre otros por Massa, Randazzo, Urtubey y Pichetto, entre otros, busca sumar adherentes, aunque de momento no logran buenas mediciones

En las prematuras encuestas que intentan imaginar un escenario rumbo a las presidenciales del año entrante.