Los primeros años de una criatura son muy importantes, no sólo para él o ella, sino también para sus progenitores, ya que los cuidados que debe recibir un pequeño son claves para que tenga un crecimiento sano, ordenado, y así evitar problemas en su desarrollo. Uno de los pilares del cuidado de un niño tiene que ver con la alimentación, ya que la adquisición de hábitos de alimentación saludables desde pequeños es un pilar clave para una vida sana.

Los alimentos contienen nutrientes: agua, proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas, minerales, que trabajan en conjunto de manera proporcionada para darnos energía suficiente que nos permita crecer y desarrollarnos sanamente. La base de una buena alimentación está garantizada al consumir todos los días alimentos de manera equilibrada.

Vital: la leche materna

En el período inicial, es importante la incorporación de la leche materna ya que contiene muchas y diversas propiedades, tanto biológicas como afectivas y emocionales. Posee los nutrientes necesarios para alimentar al bebé durante los primeros 6 meses de vida; además transfiere defensas que lo protegen de las infecciones más frecuentes como la bronquiolitis y la gastroenteritis y fortalece el vínculo y la autoestima.

En un segundo período (desde los 6 meses aproximadamente) la leche materna sola no es suficiente para cubrir las necesidades nutricionales del bebé y por ende, otros alimentos sólidos y líquidos son necesarios además de la leche.

Gracias al desarrollo biológico y madurativo adecuado, los niños alrededor de los 6 meses son capaces de digerir y absorber otros alimentos distintos de la leche (semi sólidos), los cuales aportan energía, proteínas y demás nutrientes, estimula su desarrollo psicosocial y crea patrones de horarios y hábitos alimentarios.

Alimentos importantes

Por tal motivo, los profesionales de la salud recomiendan que los tubérculos y cereales son buenos alimentos siempre y cuando se preparen espesos como purés y se combinen adecuadamente. Se pueden combinar con legumbres (arvejas, lentejas, porotos, garbanzos; pelados y pisados).

Otros alimentos importantes durante su crecimiento son las carnes (vaca, pollo, pescado, hígado, cerdo): 2 cucharadas soperas de carne triturada por día o por lo menos, 3 de esas cucharadas a la semana.

Las frutas y verduras se presentarán cocidas al principio y luego crudas en purés, jugos o pisadas. A medida que crezca se podrán ofrecer en trozos.

Y los postres como purés de pulpas de frutas maduras (manzana, banana, peras, durazno) bien lavadas y peladas. Flanes, cremas de maicena, arroz con leche, además se agrega el yogurt entero de vainilla, solo, con frutas frescas o cereales.

Controles continuos

Otro ítem de muchísima importancia en el crecimiento de un pequeño o pequeña son los controles, punto que el doctor Marcelo López Mariscal (Director Médico del Centro Médico Dorrego de OSPEDYC) relató que "durante el primer año de vida de un niño es fundamental establecer un vínculo adecuado entre el equipo de salud y la familia, realizar un examen físico completo, observar los aspectos del desarrollo, promover acciones saludables y prevenir enfermedades".

Según el facultativo, es recomendable realizar al menos 10 controles desde que el niño es externado de la maternidad hasta el primer año de vida. Siguiendo al profesional, para realizar los chequeos es necesario tener en cuenta los siguientes momentos clave del crecimiento y desarrollo del niño:

1) Primer semestre: el primer control debe realizarse entre el séptimo y décimo día de vida y luego un control mensual desde el primer mes hasta el sexto, 2) segundo semestre: se debe realizar un control cada dos meses, 3) Segundo año de vida: los controles deben realizarse cada tres meses, 4) de los 2 a los 5 años: de 2 a 3 controles anuales y 5) a partir de los 5 años: de 1 a 2 controles anuales.

Clave: la vacunación

Un tema clave, sobre todo este año que estuvo presente el coronavirus, son las vacunas que son una de las principales medidas para evitar un conjunto de enfermedades que pueden ser graves para nuestra salud. "Es responsabilidad y obligación de todos que nos apliquemos las vacunas que nos corresponden durante todas las etapas de la vida, para evitar padecer enfermedades y contagiar a nuestra familia y a otras personas", planteó el profesional.

Por tal motivo, todas las vacunas del Calendario Nacional son obligatorias, gratuitas y se aplican en centros vacunatorios y hospitales públicos del país, incluyendo vacunas para todas las etapas de la vida, situaciones especiales o para grupos específicos. Pero también existen vacunas por fuera del calendario nacional que se recomiendan según el caso. Asimismo, cada vacuna aplicada debe ser registrada por parte del personal de salud interviniente en el carnet vacunatorio de cada niño.

Higiene de mami y el niño

En tanto, aparece un factor clave en lo que respecta a la higiene sobre todo en este momento de pandemia mundial, que es el lavado de manos con agua y jabón de los adultos y pequeños, que se debe realizar antes de preparar cualquier alimento, después de ir al baño, luego de cambiar los pañales y después de tocar carne cruda.

Tras el correspondiente baño, lo mejor es hidratar convenientemente la piel, dado que muchos recién nacidos descaman la piel, especialmente en las zonas de los tobillos y las muñecas. La piel de los recién nacidos tiende a escamarse y es muy fina y delicada, porque aún no posee la estructura protectora típica de las pieles de los adultos. En ese sentido, se deben usar aceites vegetales (aceite de almendras o caléndula) o bien cremas hidratantes específicas para el bebé, hipoalergénicas y, preferiblemente, sin parabenos ni perfumes.

Además, puede aprovecharse el momento de la hidratación para realizar un buen masaje al bebé porque el masaje infantil estrecha los vínculos entre padres e hijos, aumenta la inmunidad y relaja al recién nacido. Las caricias tranquilizan al bebé al tiempo que nuestra cercanía estimula sus sentidos, no sólo el del tacto. El bebé duerme más tranquilo y come mejor después del masaje y los mismos alivian los gases que causan molestias al bebé. También se refuerzan vínculos y se comparte un tiempo fabuloso y tocar al bebé favorece su desarrollo.

Consejos de la OMS

La Organización Mundial de la Salud elaboró las nuevas directrices sobre actividad física, sedentarismo y sueño para niños menores de 5 años. Las mismas consideran los efectos que tienen en los niños pequeños un sueño inadecuado y el tiempo que pasan sentados mirando pantallas o sujetos en sillas y carritos.

Además, también examinaron los beneficios que tiene el aumento en los niveles de actividad física. Con respecto a este tema, Mariscal planteó que, "si se establecen a una edad temprana, las costumbres relativas a la actividad física saludable, el sedentarismo y el sueño ayudan a moldear los hábitos a lo largo de la infancia, la adolescencia y la edad adulta".

“Es necesario reemplazar los periodos prolongados en que los niños pequeños permanecen sujetos o dedicados a actividades sedentarias frente a una pantalla por juegos más activos, velando al mismo tiempo por que tengan un sueño suficiente y de buena calidad. El tiempo dedicado a actividades recreativas es muy importante para el desarrollo motor y cognitivo del niño y para la salud en toda su vida”, concluyó el facultativo.

Precauciones a tomar

Otra situación que todo padre debe tener en cuenta y estar atento es la seguridad de un pequeño, ya que un descuido o falta de medida de seguridad en una vivienda u otro sitio puede desembocar en un gran problema.

Expertos de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), instan a menudo a los adultos a que se tomen todo tipo de medidas de prevención, las que dependen de la edad del niño.

Entre otras, se recomienda no dejarlo solo, no cocinar con el bebé en la cocina ni portándolo en brazos, tener precaución con las estufas y los braseros, no dejar líquidos calientes en mesadas, de bebé hacerlo dormir boca arriba, no dejar objetos pequeños a su alcance, colocar un disyuntor eléctrico en el hogar y realizarle mantenimiento periódico, instalar cercas alrededor de las piletas, amurar debidamente televisores y otros muebles y electrodomésticos, no transportar al niño pequeño en moto o bicicleta y, si viaja en auto, llevarlo en el asiento trasero y con sillita de seguridad, solo por citar las principales.

La seguridad de los niños depende del ambiente en el que se desarrolla su cotidianidad, siendo los adultos responsables sus cuidadores primarios: padre, madre o tutor.

 .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   . 

Ver más productos

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Ver más productos