La reciente intervención a Diego Maradona por un hematoma subdural volvió a enfocar la atención de muchos sobre este problema de salud que, de no tratarse rápidamente, puede evolucionar hacia un cuadro de mayor gravedad e incluso causar la muerte.

Un hematoma subdural se produce cuando hay una acumulación de sangre (hematoma) debajo de la cubierta del cerebro (duramadre). Esa misma sangre se filtra de las venas y forma una especie de bolsa que sobresale y presiona el cerebro. Si la bolsa es lo suficientemente grande, puede llegar a dañar la parte adyacente del cerebro y provocar complicaciones neurológicas.

¿Cuáles son las causas?

La causa más frecuente de un hematoma subdural es el traumatismo craneal. En general ocurre como consecuencia de un golpe en la cabeza, como suele suceder en accidentes de tránsito o caída doméstica. En personas de edad avanzada se puede presentar a partir de pequeños traumatismos que podrían haber sido inadvertidos en el pasado. También existen factores que pueden predisponer al paciente a un hematoma subdural, como puede ser la toma de anticoagulantes. Estos favorecen el sangrado, especialmente, después de un golpe en la zona.

Los síntomas

En 2013 se le detectó una lesión subdural crónica a la actual vicepresidenta Cristina Fernández, cuando la señora de Kirchner era primera mandataria, luego de que presentara cefalea, uno de los síntomas recurrentes. A partir de ese cuadro, se le realizaron estudios neurológicos que confirmaron el hematoma.

Los síntomas dependen de la gravedad del sangrado y de la rapidez de su instauración. El hematoma subdural crónico, como el que sufrió la ex presidenta, a veces ni siquiera produce molestias o una leve cefalea, por lo que los pacientes suelen olvidarse del traumatismo que lo causó. En estos casos, la sangre se va acumulando en el espacio subdural de manera lenta y solo cuando ese hematoma alcanza un volumen suficiente empieza a producir síntomas.

También puede ocurrir un hematoma subdural agudo, que puede producir adormecimiento progresivo (disminución del nivel de conciencia) y coma de instauración rápida, generalmente tras un traumatismo, aunque en una de cada tres personas pueden pasar horas hasta perder la conciencia, periodo en el cual el paciente puede no tener síntomas o reconocer un dolor de cabeza de intensidad creciente. Los hematomas subdurales de instauración aguda comprimen rápidamente al cerebro y se asocian con una elevada mortalidad.

La tercera variante es el hematoma subdural subagudo, un evento que evoluciona de forma lenta y progresiva durante días o incluso semanas. La persona que lo sufre puede experimentar mareo, dolor de cabeza, confusión y una ligera pérdida de fuerza en un lado del cuerpo. Posteriormente puede aparecer un deterioro cognitivo (demencia) progresivo, cambios leves en la personalidad o, en algunos casos, convulsiones (epilepsia).

Tratamiento

El pronóstico del hematoma subdural depende de su ubicación, su tamaño, de la velocidad con que se produce y de la asistencia médica recibida. No obstante, cuando se trata de una inflamación muy pequeña, puede no ser necesario realizar ningún tipo de tratamiento.

Una intervención como la que atravesó Maradona consiste en la apertura de un pequeño agujero en el cráneo (trepanación) para extraer la sangre del interior y reducir así la presión sobre el cerebro. En cambio, si el hematoma evolucionó de forma crónica puede ser preciso abrir el cráneo y limpiar la sangre de la zona.

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos