Durante las últimas semanas, es cada día más frecuente recibir la noticia de que un amigo o familiar ha dado positivo en covid. Por ese motivo, la preocupación y las consultas por una posible reinfección por la variante ómicron han aumentado. Es ya conocida la alta contagiosidad de la  variante ómicron, que ha provocado una sexta ola del coronavirus y un gran aumento de contagios en los diferentes países del mundo. 

La evolución del coronavirus ha demostrado que las reinfecciones pueden ocurrir. En el caso que sucedan, los cuadros no se presentarán con la misma gravedad. Esto es un cambio frente a la creencia que se dio al inicio de la pandemia, en marzo de 2020, cuando se dio por seguro que una persona que había pasado la enfermedad había generado anticuerpos suficientes como para no volverse a infectar.

Es importante tener en cuenta que la inmunidad que se genera de forma natural tras una infección de ómicron es limitada. Según los resultados de las primeras investigaciones de un estudio del Imperial College de Londres, se  tasó la protección después de un contagio de esta variante en el 19%, bastante inferior a anteriores como la Delta, que ha sido la más extendida en España y que suponía una protección del 85%. Según el estudio, el riesgo de reinfección de ómicron es 5,4 veces mayor.

¿Cómo influye la vacuna contra el covid ante las reinfecciones?

Por otro lado, el trabajo del Imperial College de Londres, además, recalca la importancia de la tercera dosis de la vacuna. Si la administración de las dos dosis apenas proporcionan una protección del 20% frente a una recaída por ómicron, el tercer pinchazo podría incrementar esta tasa entre un 55% y un 80%.

"Los niveles de anticuerpos neutralizantes para prevenir la infección por ómicron se han reducido y se prevé que la eficacia de la vacuna contra la enfermedad grave disminuya", dijo el profesor Neil Ferguson, que encabezó el estudio británico.

Los datos en España acerca de las reinfecciones  dados por la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica de España (Renave) muestran que en septiembre hubo 9.000 reinfecciones en el país, pero que en diciembre se multiplicó hasta llegar a los 60.000 casos. Sin embargo, deben pasar 90 días entre un contagio y otro para considerarse reinfección. Además, el segundo caso debe tener cierta variación genética respecto al primero. En el caso de que sea antes, es una recaída. Por ello, los datos dejan oficialmente un 1% de reinfecciones en España.