Se acerca el día en que los restaurantes se llenan de parejas, los floristas no dan abasto, los bombones circulan como pan caliente y las redes sociales se ven invadidas por declaraciones de amor.

El Día de los Enamorados tiene tantos adeptos como detractores, porque a pesar de la pandemia, la burbuja romántica viene cargada de presiones: desde el lugar para celebrar y la elección del regalo hasta el desempeño sexual.

Quienes están en pareja -y también los solteros- pueden atravesar momentos de ansiedad ante las demandas sociales o autoimpuestas por alcanzar la perfección. Para evitar que la presión de San Valentín se adueñe de las emociones, lo primero que hay que hacer es aceptar que esto puede suceder pero que también puede ser una oportunidad para generar un encuentro agradable con el otro. Que este día sirva de excusa para diseñar un plan realista que se adapte a los gustos de cada uno y el tipo de relación, si es que recién se conocen o llevan años juntos.

"En una pareja ocasional podría suceder que decidieron "celebrar la fecha" simplemente, aprovechando que se conocieron y sin darle otro tipo de trascendencia al encuentro. En parejas estables de mayor edad, puede pasar que decidan organizar un encuentro especial para alejarse de la rutina de la convivencia", explica la dra. Beatriz Literat (M.N. 50.294), sexóloga clínica y ginecóloga a cargo del Departamento Medicina Sexual de Halitus Instituto Médico.

El goce

La presión por lograr un encuentro sexual acorde a las expectativas afecta principalmente a los varones que padecen de alguna disfunción sexual. "Cuando esta condición no es tratada, sumada al estrés por la necesidad de "cumplir", les genera mayor inseguridad. Siempre la exposición del varón es mayor que la de la mujer", advierte la experta.

La presión por lograr un encuentro sexual acorde a las expectativas afecta principalmente a los varones que padecen de alguna disfunción sexual.

La sexología moderna enfatiza que el "éxito" de un encuentro sexual no se mide comparando el propio desempeño con estándares idealizados, o con momentos maratónicos. En esta misma línea, Literat enfatiza en la importancia de comprender que cada encuentro es único e irrepetible, porque las personas en ese momento se encuentran con emociones y disposición diferentes al encuentro sexual anterior o al próximo.

"Ver al compañero/a como una persona capacitada para el goce por sí mismo y no como un "proveedor o demandante de placer sexual", generará emociones más profundas, un estado de conexión empática y aumentará la capacidad de sintonizar y pasarla bien en un clima de alegría y sin estrés. Si se puede lograr esto, no importa la duración ni las performances de cada uno, todo fluirá y se logrará un momento digno de ser recordado", afirma Literat.

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos