Hay enfermedades que causaron gran cantidad de víctimas en la historia del mundo, pero que con el paso de los siglos pudieron ser vencidas por la mano de la ciencia, sin embargo, hay algunas que, a pesar de ser centenarias y casi estar al borde de la extinción, todavía sigue dejando sus huellas en la actualidad.

Una de ellas es el sarampión, que parecía estar erradicada en el tiempo, pero los casos siguen ocurriendo, y las campañas de prevención y de vacunación, son los grandes aliados que tienen los médicos y sobre todo, los padres de chicos que suelen ser atacados por esta afección.

¿Qué es el sarampión?

Cabe destacar, que la definición otorgada por los profesionales de la salud, es que se trata de “una enfermedad viral producida por un virus que es del grupo llamado morbillivirus, es fácilmente contagiosa en principio en edad pediátrica y prevenible con una vacuna, ya que hay un solo serotipo del virus, con lo cual al haber una vacuna efectiva y un único agente sin cambios genéticos, uno puede pensar que esta vacuna es el instrumento para la erradicación de esta enfermedad”.

A pesar de las prevenciones que se llevan adelante, en el último tiempo el sarampión se transformó en un problema en distintas partes del mundo, no es solo un problema emergente en nuestro país, sino que hay circulación del virus de sarampión en casi todos los territorios, de hecho, en el continente no había circulación del virus porque con los planes de vacunación que existían, América había sido en su momento, el primer continente en el mundo libre de sarampión.

La gran prevención

Sin embargo, los médicos apuntan a que hoy por hoy, hay que fortalecer el tema de la vacunación y en esta situación, como en los casos que se documentaron de sarampión, suelen ser niños menores de un año los que componen muchos de los casos de esta enfermedad.

A la hora de saber cómo se contagia, hay que decir que es una enfermedad altamente contagiosa que llega a través de la vía respiratoria, al hablar, toser, estornudar, ya que eliminamos pequeñas gotitas que se llaman Flugge, que portan el virus del sarampión y se calcula que por cada caso identificado hay diez contactos posibles, de manera tal que es importante que todos los chicos estén vacunados para evitar este riesgo.

Síntomas a considerar

Hay que agregar también que es una enfermedad que cursa de manera benigna con fiebre, exantema y comienza con tos, conjuntivitis, rinitis, una descarga de secreción nasal por la nariz. Esa secreción también contagia, la secreción conjuntival, nasal, luego aparece el brote y en general, en cinco o siete días, la mayoría de los niños sanas y bien nutridos remiten la enfermedad.

Un punto serio a ponerle mucha atención es que puede ser de riesgo en niños desnutridos y las principales complicaciones de la enfermedad potencialmente mortal son la neumonía sarampionosa y la encefalitis por el virus del sarampión, y puede hacer daño después que el niño padeció la enfermedad por un mecanismo inmunológico que destruye constituyentes del sistema nervioso, dar una encefalitis de origen inmunológico varios años después y de muy mal pronóstico evolutivo que se llama panencefalitis subaguda esclerosante, que es un cuadro poco frecuente, pero también prevenido sin la población está bien vacunada.

Momento de inoculación

Para saber todo sobre la vacuna y el calendario de vacunación, los especialistas sostienen que la misma se aplica al año de vida y luego hay hacer un refuerzo al ingreso escolar entre los 5 y 6 años, lo que ocurre con la vacuna de sarampión (el cual no tiene un tratamiento específico) es que se aplica de forma triple viral, porque no existe más una vacuna monovalente contra esta enfermedad, ya que en el mismo acto de vacunar, uno inmuniza contra la rubéola, con el objetivo de eliminar la rubéola congénita.

De hecho, se inmuniza contra el virus de paperas para eliminar los brotes que periódicamente aparecen, se inmuniza contra tres enfermedades virales. Asimismo, en caso de realizar un viaje al exterior del país, se necesitan dosis extras que se detallan en el documento “Sarampión: Riesgo de reintroducción en la Argentina”.

Complicaciones posibles

Por otra parte, este virus puede comprometer el sistema auditivo, generando hipoacusias de diferentes grados. Este compromiso puede ser unilateral o bilateral, parcial o total, de hecho, algunos sondeos indican que uno de cada diez casos de sarampión, presenta infecciones de oído y la consecuencia para algunos de ellos podría ser la pérdida de audición permanente.

Es necesario destacar que la hipoacusia es la incapacidad parcial o total de percibir sonidos en uno o ambos oídos, y puede ser causada por diferentes patologías que comprometen el sistema auditivo en diferentes grados de severidad, presentando mayor riesgo durante la infancia.

Es por eso, que la vacuna triple viral (sarampión-rubéola-paperas) es la única herramienta eficaz para evitar el contagio y está incluida en el calendario oficial de vacunación, el cual se debe verificar y completar su esquema según la edad de la persona.

Para todas y todos

Es importante tener en cuenta que la vacuna triple viral, muy efectiva por cierto, no solamente resulta fundamental y debe formar parte de la rutina de todos los niños y niñas, sino que también abarca al personal de la salud, así como viajeros, personas en contacto con chicos y adultos inmunosuprimidos y de menores de seis meses que aún no pueden ser vacunados, debido a que es una enfermedad letal en 1 o 2 de cada 1.000 niños que se contagian.

Otra característica fundamental a tener en cuenta, es que los adultos no están exceptuados de contraerla, ya que en el caso de los mayores, puede tener mayor incidencia en complicación de vías respiratorias, por eso, se recomienda que el adulto esté vacunado, y al estar contagiado sigue favoreciendo la circulación del virus, y a veces en el adulto la enfermedad no es tan típica y cuesta más reconocerla.

Salvación y excepciones

Lo real y concreto es que los datos sanitarios mundiales que se manejan desde hace muchos años, confirmaron que desde la incorporación de esta vacuna, la cantidad de muertes por sarampión bajó un 84 por ciento, se la incorporó como vacuna monovalente en la década del 70 y como llamada vacuna triple viral desde finales de la década de los años 90, lo cual sigue siendo la llave para evitar la propagación y muerte de la misma. Finalmente, aquellos que nacieron después de 1965 y no tuvieran dos dosis de vacuna colocadas, también deben ser vacunados, porque el adulto es susceptible de contagio y la enfermedad puede ser seria para ellos también.

Sarampión: esquema de vacunación completo

Según el Calendario Nacional de Vacunación, estas son las vacunas a aplicar: 1) De 12 meses a 4 años: una dosis de vacuna triple viral. 2) Mayores de 5 años, adolescentes y adultos nacidos después de 1965: dos dosis de vacuna con componente contra el sarampión aplicada después del año de vida o contar con serología IgG positiva para sarampión. 3) Personas nacidas antes de 1965 no necesitan vacunarse.

Viaje al exterior: 1) Niños de 6 a 11 meses: una dosis de vacuna doble viral o triple viral. 2) Niños de 12 meses: una dosis correspondiente al calendario. 3) Niños de 13 meses a 4 años inclusive: dos dosis de vacuna triple viral. 4) Mayores de 5 años, adolescentes y adultos: dos dosis de vacuna con componente contra el sarampión aplicada después del año de vida. 5) Persona gestante: viajar si acreditan dos dosis de vacuna con componente anti sarampionoso aplicada después del año de vida. 6) Considerar aplazar el viaje en embarazadas sin antecedentes comprobables de vacunación o sin anticuerpos contra el sarampión, así como en menores de 6 meses por no poder recibir la vacuna.

POR G.A.

 

Ver comentarios