A Wanda Nara le llegaron varios mails con información detallada sobre el affaire que mantuvo su esposo, Mauro Icardi, con la actriz argentina María Eugenia “China” Suárez. También se contactaron con ella por vía telefónica. De acuerdo con las versiones de la panelista de Los Ángeles de la Mañana (El trece) Yanina Latorre, las fuentes pertenecen al propio entorno de la ex Casi Ángeles.

Así fue como comenzó este escándalo que trascendió las fronteras y que se volvió en tapa de portadas de medios de comunicación de varios países. Desde que salió a la luz que el jugador del París Saint-Germain mantuvo un romance secreto con la también modelo, los principales programas de chimentos no han dejado de hablar del tema.

Y es que por cada paso en frente que daba la pareja en pos de reconciliarse –bajo la excusa de que tan solo habían sido conversaciones virtuales subidas de tono-, retrocedieron tres a medida que aparecen nuevos detalles sobre la relación que Icardi ocultó de su esposa y por la cual le habría mentido.

Según se supo en los últimos días, la protagonista de Terapia alternativa (Star+) no solo le había enviado imágenes y videos de carácter sexual al delantero rosarino, sino que también logró concretar un encuentro íntimo en la ciudad de París en septiembre pasado. Esto habría ocurrido en un momento en el cual Wanda Nara estaba fuera de la capital francesa, precisamente en Milán, Italia, donde participó de un prestigioso evento de moda con su hermana Zaira.

La esposa de Diego Latorre remarcó este lunes en LAM que el propio jugador de fútbol fue el que confirmó un encuentro en el hotel Royal Monceau a sus compañeros de PSG. Pero además, se filtró que éste les habría dado una insólita respuesta ante las insistentes preguntas sobre si habían tenido sexo o no: “Dijo que solo se besaron porque tenía fiebre. Volaba de fiebre y no podía ir”, reveló la panelista.

La semana pasada, o sea la anterior cuando empezó el Wanda Gate, llegó al entrenamiento haciéndose el canchero, y diciendo ‘tanto lío y fue solo un chat’. Juró que no se habían visto. Y hoy, en el entrenamiento lo bombardearon a preguntas después de que se contó en este programa del hotel Royal Monceau, hasta que confesó que estuvo con ella.

Entonces, la pregunta que se hicieron los otros miembros del programa fue cómo hicieron para que nadie sospechara de este plan hasta que explotara el escándalo. Y es que Mauro Icardi no estuvo solo en todo este tiempo: a su lado, lo acompañaron dos figuras claves que le habrían facilitado su estrategia para engañar a Wanda Nara y cumplir su fantasía sexual.

De acuerdo con Yanina Latorre, el futbolista le reservó la habitación del hotel en París a la “China” Suárez la noche en que su esposa estaba fuera de la ciudad. Allí se encontraría con ella luego de un entrenamiento. “No sé si lo pagó él le cuarto, porque capaz se lo dan gratis y después del partido fue”, aclaró.

Zaira Nara y su marido, Jakob von Plessen.

Sin embargo, para que su plan saliera redondo y esquivar cualquier tipo de inconveniente o sospecha futura, actuó en complicidad de otros dos. El primero, según la mediática, fue un polista o petisero amigo, y el segundo, Jakob von Plessen, cuñado de Mauro y esposo de Zaira Nara. En tanto, especificó que éstos lo trasladaron desde el club o la casa hasta el hotel, y luego se habrían quedado a dormir en el auto en las inmediaciones del alojamiento mientras los amantes se encontraban por primera vez. “El tema es que la casa de Wanda en París tiene cámaras, entonces si vuelve Jakob solo, Wanda se da cuenta”, explicó la madre de Lola Latorre sobre por qué ninguno había regresado a dormir.

 

En consecuencia, cuando salió a la luz el affaire de Icardi y la “China”, quien quedó pegado sin dudas fue Von Plessen, quien habría tenido una severa discusión con la hermana de Wanda. La revista Paparazzi detalló al respecto que allegados a la pareja indicaron que “no se van a separar” pese a ese fin de semana “la pasaron feo”. Y añadieron: “Ella está en una crisis con su marido bastante importante por lo que pasó con Mauro Icardi. No puede creer que se haya metido allí”.

Asimismo, el conductor televisivo de Los Ángeles de la Mañana, Ángel de Brito, expresó la semana anterior que mantuvo un breve diálogo con Zaira Nara, quien le dio algunas declaraciones sobre el encubrimiento y engaño de su marido.

“No quiero meterme. Ahora todo sale de algún lado”, leyó el conductor. “Yo de ella no sé qué pensar”, contunió De Brito. “Y ahí no me contestó más. Bah, me contestó algo más, pero no lo voy a leer”, acotó, sin revelar otros secretos guardados.

Sobre el posible conflicto de pareja con Jakob Von Plesse, Ángel aseguró: “Me dijo: ‘no quiero meterme’. No me dijo si se peleó o no. Algún quilombo tuvo, eso te lo firmo”, concluyó.

Ver comentarios