Galán indiscutido de las décadas del 80’ y 90’, Marco Estell fue una estrella de la televisión argentina que estuvo envuelto en grandes escándalos que terminaron por opacar su intachable carrera como actor.

Parte del grupo de galanes que compartía con Ricardo Darín, Carlín Calvo, Gabriel Corrado y Gustavo Bermúdez entre otros, Estell disfrutó de la fama con sus papeles protagónicos en "Dos para una mentira" y "Es tuya... Juan", y en "¿Somos?", con Jorge Martínez y Olga Zubarry. Además, integró los elencos de varias obras de teatro, como "La Marquita del Zorro" y "La roña".

Tras varios escándalos familiares, que involucraron a dos de sus parejas y, recientemente, a su hijo, el actor decidió refugiarse en las sombras de su vida privada y ya poco se sabe sobre él.

Su primer amor y su primer escándalo

El primer escándalo tiene como protagonista directa a quien fuera su pareja en los años 80’, la actriz Graciela Cimer, recordada por su papel de Etelvina, la alumna rica y malvada de la popular tira "Jacinta Pichimahuida, la maestra que no se olvida".

El romance se inició allá por 1985 cuando ambos trabajaron en la novela "No es un juego vivir", y mantuvieron un encendido romance que fue uno de los más populares de la época.

Si bien parecía una pareja afianzada, para sorpresa del público, un escándalo estaba en la puerta de la querida pareja televisiva: el actor fue vinculado sentimentalmente con la actriz Mariquita Gallegos. 

Pero no pasó demasiado tiempo antes de que un nuevo rumor volviera a ponerlos en jaque: Estell tuvo un affaire con Nancy Herrera, ex pareja de Alberto Olmedo, que nunca llegó a confirmarse. Si bien estos episodios sacudieron los cimientos de la pareja, esta logró sobrevivir a los embates de las seguidas infidelidades de Marco.

Marco Estell y su pareja Graciela Cimer, quien se quitó la vida a los 28 años.

Sumida en una profunda depresión, en un marco en el que ambos estaban sin trabajo, Cimer intentó quitarse la vida estando embarazada de tres meses y consumiendo barbitúricos, cometido que no logró consumar.

Tras ese antecedente, y después de cuatro años, se arrojó desde la terraza de la casa de sus padres, ubicada en la localidad bonaerense de Avellaneda, y murió. Luego del fatídico episodio, fue el padre de Graciela, en ese momento de 26 años, quien denunció a Marco por “maltratar y golpear” a su hija.

El caso se judicializó y para 1993 la situación del actor era aún peor: el juzgado de Lomas de Zamora señaló al médico Arraya Hernández como el responsable de recetarle “drogas depresivas” a la actriz y a Marco de haberla suministrado.

Fue el principio del fin: la imagen del actor comenzó a degradarse como su estado anímico, lo que fue haciéndolo a un lado del mundo artístico argentino.

El segundo episodio fatídico: una masacre con 6 personas asesinadas

Llamada la masacre de General Villegas, se trata de un caso resonante en la historia policial argentina, ocurrido en mayo de 1992: tres integrantes de una familia y tres peones fueron asesinados brutalmente.

Estell quedó directamente involucrado por ser pareja de la única sobreviviente, Claudia Gianoglio, hija de la dueña de la estancia: se estimaba que ambos estaban detrás de la herencia de una casa.

Las condiciones en las que había quedado la vivienda tras los crímenes y ciertos movimientos extraños llamaron la atención de los vecinos, quienes dieron aviso a la policía. Ya en el lugar, los efectivos se encontraron con los seis cuerpos, y 22 balas efectuadas.

 

Marco Estell y Horacio Ranieri, dos galanes de fines de los '80.

Las primeras sospechas recayeron sobre Marco Estell y su pareja porque serían los nuevos herederos de los bienes de la familia y, además, él ya tenía una imagen pública negativa tras la muerte de Graciela Cimer.

Con el avance de la investigación, terminaron descartándolo como autor de la masacre porque no encontraron “los medios y la ocasión para haber cometido un crimen de ese calibre”. Luego de 30 años, el caso nunca fue esclarecido y tampoco surgieron nuevas pistas que permitan un juicio o una condena.  

A Marco Estell se lo involucró en la "Masacre de General Villegas", donde seis personas fueron asesinadas.

Tras varios años en la penumbra y completamente alejado del mundo artístico, Estell volvió a ser noticia por otro escándalo que no lo involucra directamente, pero sí a su hijo, Marcos Alberto Stella.

El hombre de 45 años fue detenido en Mar del Plata después de que una expareja lo denunciara por “amenazas coactivas, robo e incendio”, en el marco de una causa de violencia de género iniciada tras una denuncia de su ex pareja.

Marco Estell tiene actualmente 65 años y es un hombre del que ya no se sabe prácticamente nada.

Ver comentarios