El dulce y alegre recuerdo de Cebollitas, la emblemática telenovela infantil de fines de los años noventa de Telefé, quedó opacado en las últimas semanas por las denuncias de abuso psicológico y maltrato infantil de un puñado de actores que encarnaron a los protagonistas cuando eran unos niños hacia la producción.

El escándalo se destapó cuando un año atrás, el intérprete de “El Colo” en la ficción, Diego Vicos, relató su experiencia cuando era menor de edad durante el rodaje a La Nación, y se refirió a las duras exigencias de la tira vespertina de Daniel Dátola y Enrique Torres: “Con ‘Cebollitas’ aprendí la disciplina de grabar un programa diario. Memorizar guiones, grabar, viajar en giras por el interior y el exterior del país. La pasábamos muy bien, pero obviamente teníamos días en que estábamos exigidos, que quería descansar y no dábamos más. Si lo pienso ahora como adulto, era muchísimo, señaló.

Si bien no se trató de una denuncia explícita hacia la producción, el comentario del artista abrió una puerta que durante muchos años permaneció cerrada bajo llave para muchos otros actores que habían integrado el elenco de la famosa ficción.

 

Tal es así que en las últimas semanas del 2021, quien tuvo la oportunidad de revelar más detalles sobre lo que ocurría detrás de cámaras en los estudios del reconocido canal fue Juan Yacuzzi, actor que daba vida a “Coqui”. A sus 40 años, el intérprete explicó en una entrevista con Carmen Barbieri para Mañanísima que el clima amistoso y de compañerismo que se veía en pantalla no era el mismo que los jóvenes experimentaban en las horas de grabación.

“Estábamos muchas horas encerrados en un cuartito. A los grandes no, los trataban de otra manera. Como grabábamos como 20 escenas por día, nos equivocábamos algo y nos gritaban de una manera terrible. Nos trataban para el cacheteo, disparó Yacuzzi.

La presentadora del magazine y por entonces protagonista del elenco adulto de Cebollitas confrontó al actor con duras palabras en defensa de Torres y Dátola: Vamos a juicio y te lo niego hasta la muerte. ¿Decís que el director, que era un santo, te gritaba? ¿Vos decís que los cámaras te maltrataban? ¿Qué estás diciendo, mi amor? ¿Por qué no denunciás a la gente entonces si vas a contar una cosa que no es cierta? ¿Qué te pasa a vos? No entiendo. Te explico por qué me molesta: se trata de niños, de menores y vos lo contaste como si todos los encerrábamos o los castigábamos, y para nada pasaba eso”, fustigó Barbieri.

Pero Yacuzzi ratificó su versión y afirmó que otros actores que dieron vida a la tira infantil coinciden con esta mirada. Asimismo, detalló que mantiene un grupo de WhatsApp con el viejo elenco en donde comparten anécdotas y denuncias sobre los abusos psicológicos y maltratos que vivían en el set de grabación.

"Si el programa lo hicieramos hoy, con los celulares podríamos grabar las cagadas a pedos, los gritos de los directores y cómo nos tenían. Hoy por hoy no se podría hacer. Hay algunos que se volvían muy locos y parecía que se iban a desmayar de lo rojo que se ponían por gritarnos. Se recontra calentaban, algunos lloraban y todo", recordó con tristeza el actor.

Dalma Maradona, la hija del “Diez” y participante del elenco infantil, fue otra de las que aportó su mirada sobre el trato de la producción hacia los actores cuando eran niños, aunque esta vez se puso del lado de Carmen: “Yo nunca viví un maltrato. De hecho, los maltratos que vi en esa época eran más de algunos padres a sus hijos que otras personas. Había una dinámica de grabaciones que hoy no están permitidas pero hablo específicamente de horarios”, expresó en sus redes sociales.

Sin embargo, los testimonios en contra de la producción de Cebollitas por maltratos y abusos no cesaron. Pocos días atrás, otra actriz del reparto infantil, Mariana Rubio, confesó en diálogo con Juan Etchegoyen para Mitre Live haber vivido un verdadero calvario durante el rodaje de la serie vespertina.

Mariana Rubio encarnó a "Roxana" en "Cebollitas", la serie de televisión infantil que se emitió entre 1997 y 1998 por Telefé.

“Decidí hablar ahora porque cuando todo explotó yo estaba en el último mes de embarazo y fui mamá hace dos meses, tuve la última parte del embarazo complicada y sumado a todo lo que estaba pasando con Cebollitas tuve problemas de presión", comenzó la artista, que de niña interpretó a “Roxana”.

Y siguió: "Preferí guardarme pero siempre apoyé a los chicos que denunciaron. Yo quiero aclarar que no sufrí nada en particular hacia mi persona, pero si estuve en muchas situaciones de abuso, hubo un abuso y acoso psicológico", expresó.

La artista detalló haber visto “chicos llorando” y haber escuchado “gritos y maltratos” entre escenas una y otra vez, pero además relató que los productores realizaban “comparaciones entre diferentes actores”, lo que los desalentaba y generaba problemas de autoestima.

“Nosotros lo naturalizamos porque en esa época no pensaba que la vida no era así, no debería ser así y cuando pasaba decíamos: 'uh, lo cag... a pedos'”, explicó Rubio, y juzgó a quienes cometían esos maltratos: “Nadie te puede decir que sos menos ni cagarte el sueño. Se cagaron en el futuro y en el sueño. Hubo un montón de chicos que renunciaron a lo artístico y se dedicaron a otra cosa porque pensaron que no servían para esto”, arremetió.

 

Por último, apuntó contra los dichos de Carmen Barbieri, quien cuestionó y acusó de mentiroso a Yacuzzi en vivo, y disparó contra Dalma Maradona: “Carmen, vos no podes hablar por todos y la producción y decir que no sucedió. Tuviste delante tuyo con Juan a una persona que lo sufrió. La pifió y feo. Y lo mismo con Dalma. Dalma nunca nos contestó el teléfono y le hemos mandado mensaje y nos ha clavado el visto. Y dice que nadie la trató mal. Y no, si sos Dalma. Es una falta de respeto para tus compañeros”, cerró.

Por su parte, en medio de la polémica, el autor y escritor de Cebollitas, Daniel Dátola, se desentendió de las acusaciones de los artistas y se justificó: “Nunca me llegó ni siquiera la más mínima información sobre el tema”.

“Nosotros escribíamos en la casa de Enrique Torres pero a veces íbamos al estudio, así que creo que nos habríamos enterado. La verdad es que me sorprende mucho que veintipico de años después se digan esas cosas”, sostuvo el mediático en díalogo con La Nación.

Asimismo, coincidió en que Carmen Barbieri era una de las protagonistas que más tiempo compartía con los chicos en el set, por lo cual entendía su enojo y estupor. “Si los autores hubiéramos estado ahí no habríamos permitido ningún maltrato, tampoco nadie del elenco. Por eso me resulta muy extraño todo”, concluyó.

Ver comentarios