Cada uno de los personajes humorísticos a los que da vida Pachu Peña (llamado en realidad José María Peña) tienen una característica especial que sólo él puede dárselas. Pachu es de aquellos famosos que son muy queridos, siempre contesta todos los mensajes, se saca fotos con sus fans y está muy atento a lo que le piden. Todo el mundo lo conoce por su buen trato con la gente y por su humildad y sencillez. Pese a eso, existen algunas situaciones poco conocidas de la vida del humorista.

Nacido en Rosario en 1962, Pachu en realidad fue apodado por su mamá como Pachuli, “que era el personaje de una película francesa que había visto” y que su madre decía que se le parecía. “Mis hermanos me empezaron a llamar así también, pero se fue acortando y quedó Pachu", aclara también.

El papá de Pachu era profesor de la Facultad de Ingeniería de esa ciudad santafesina. Hasta que su padre llegara del trabajo, el cómico se quedaba con su mamá a esperarlo y en ese tiempo miraba películas en la tele. “Veía de todo: películas de cowboys, las de Abbott y Costello, en blanco y negro", recuerda el humorista, quien además "soñaba con estar adentro de esa caja".

 

Pachu Peña haciendo el sketch Grandes Poemas, junto a Pablo Granados.

Sin embargo, previo a aparecer en la tele, de la mano de Marcelo Tinelli, Pachu se desempeñó como empleado en una casa de regalos, como cadete en un negocio de fotografía, en una tabacalera y en una fábrica embotelladora y distribuidora de gaseosas.

Ya en los terceros tiempos de los partidos de rubgy (jugó en Logaritmo y en Old Resian), el rosarino sacaba a la luz su lado humorístico y hacía reír a todos sus compañeros con su rutina de números y chistes.

Fue recién a los 30 años que conoció a sus compañeros y casi cómplices, Pablo Granados y Luis Rubio, quienes tenían un programa en el Canal 3 de Rosario. También estaban en la radio, a través del programa Propuesta Joven. Allí fue que Pachu comenzó a hacer reír a todo el país.

Luego, unos videos con divertidísimas actuaciones llegaron a la mano de los productores de Videomatch en los 90. Pachu también tuvo un paso por los estudios del programa que conducía Mario Pergolini, en “La TV Ataca”.  En el programa de Tinelli, sus sketches más populares fueron "Grandes poemas de pequeños autores", "Deportes en el recuerdo" y "30, 60, 90, modelos sin intereses". "Por suerte, desde entonces he tenido muy pocos baches laborales. Bueno, una vez quedé boyando un poco y ahí fue cuando me metí en Gran Hermano Famosos", contó entre risas.

Desde su participación en el programa de Marcelo Tinelli, Pachu siempre fue fiel a su estilo en los demás proyectos que encaró, más allá de VideoMatch o ShowMatch. Así, en el año 2004 y 2005, junto a Pablo Granados, Fredy Villarreal, y otros humoristas exVideomatch, se adentraron en el ciclo humorístico "No hay dos sin tres".

 

La inconfundible risa de Pachu, que contagia a todos.

Luego de algunos trabajos realizados junto a su compañero Pablo Granados, Pachu se incorporó en 2010 al programa Sin Codificar, conducido por Diego Korol, el cual tuvo un impresionante éxito.

Esa dupla que hacían con Granados fue una constante que se vio en varios programas de televisión en los que estuvo el humorista. "No me molesta para nada. Nunca me pasó eso de tener ganas de separarme. De hecho, ahora cada uno hace más su camino: Pablo está más dedicado a la música y yo, a Polémica en el Bar y los programas de la tele. Pero la verdad es que nunca nos separamos", había dicho Pachu sobre el dúo que hizo durante toda su vida con Granados.

 

Pachu en la peluquería de Los Mateos.

En los últimos dos años, Pachu participó del programa Corte y Confección, conducido por Andrea Politti. Luego de recuperarse de su lesión y que muchos preguntaran qué le pasó a Pachu Peña, el humorista continúa su participación en ShowMatch: "La Academia", en donde este lunes bailó junto a Flor Díaz. La pareja fue el segundo dúo en bailar el ritmo nuevo, "Una que sepamos todos".

Las 12 situaciones poco conocidas de la vida de Pachu Peña

 

  1.  Fue abusado por parte de un sacerdote: A los 16 años vivió una situación de abuso de parte de un religioso. Un sacerdote lo invitó a ver unos libros y, mientras Pachu miraba, lo abrazó de atrás, fuerte. “Ahí nomás automáticamente le pongo un codazo y me lo saco de encima. Lo insulté”. “En aquella época no había celulares, no existía el escrache. Me agarró impotencia, lo podía haber cagado a trompadas, en un momento lo pensé, pero decidí irme buscando sacármelo de encima. Me lo guardé hasta hace unos años, se los conté a mis compañeros de Peligro, Sin Codificar. Mis padres murieron sin enterarse. Aunque sí es grave, un intento de abuso de un cura, ya de quien sea. Me quedé con ganas de cagarlo a trompadas o ponerle un par de piñas”, contó en La Once Diez.
  2. Tuvo una tensa relación con Gerardo Sofovich: Luego de diez años trabajando con Tinelli recibió una muy buena propuesta de Gerardo Sofovich y dejaron el equipo de Marcelo para hacer La Peluquería de los Mateos. “Yo lo sufrí bastante porque el paso de trabajar con absoluta libertad a trabajar con un tipo que te marca todas las pautas y a veces de mala manera, fue un choque muy fuerte. Una vez me quedé en casa tres días deprimido, sin ir. Me convencieron para que vuelva y finalmente quedé bien con Gerardo”. (Ni a palos, julio de 2010).
  3. Pachu tiene cuatro hijos: Es papá de cuatro hijos: Benjamín, Iñaki, Olivia y Joaquina. “Una vez fuimos a la cancha de Newell’s. Caímos temprano, nos gusta ir temprano, acomodarnos ahí. Y de pronto la gente empieza a notar que está ahí y lo empieza a aplaudir. Lo aplaudió todo el estadio y la verdad es que me llenó de orgullo”, relató Iñaki en La Academia. “A mí me gusta que siempre está mandando saludos a todas las personas que le escriben en Instagram”, acotó, por su parte, Joaquina.
  4. Participó en Gran Hermano Famosos cuando casi no tenía propuestas de trabajo: En 2007 sintió que se estaba quedando afuera del circuito y aceptó entrar en Gran Hermano Famosos. Se quedó apenas dos semanas. “La primera semana me divertí, después no. Es que sumado a la enfermedad de mi viejo y la susceptibilidad que había adentro de la casa (no se bancaban una joda) pensé: ‘¿Para qué me metí?’”.
  5. Fue contratado para animar dos insólitos eventos: Con Granados solían ser contratados para animar eventos. Armaron una rutina donde recitaban poesías graciosas, animaban desfiles con los invitados. Un empresario los contrató para una fiesta de 15 y cuando le preguntaron: “¿Querés que hagamos poesías?”, el hombre les respondió: “No, no, yo quiero que hagan de mis amigos”En otra ocasión el que los llamó fue un comisario. Les pidió que se vistieran de custodios con trajes y lentes negros y palparan a los invitados. “Había muchos que venían con armas porque la mayoría eran policías. Estuvimos 15 minutos y nos pagaron re bien. Estábamos rodeados de policías pero fue un verdadero choreo.
  6.  Le ofrecieron ser concejal y diputado, pero no aceptó.
  7. Aseguró que sueña con actuar con Pablo Granados en El Marginal: “Mi sueño es estar con Pablo en El Marginal: somos dos presos rosarinos, tenemos nuestra celda de rosarinos con Novaresio, el cantante de Vilma Palma, Mario Guerci que haga el chico lindo, la cárcel vip”, bromeó con Marcela Coronel en su ciclo Mucha Radio.
  8. Contó desconcertantes anécdotas relacionadas a sus fans: En pleno furor de Videomatch y Ritmo de la Noche viajaron con Granados al interior a realizar un show. “Llegamos al hotel muy cansados y nos fuimos a dormir una pequeña siesta. De repente sentimos ruidos, nos despertamos sobresaltados y vemos a un hombre joven y grandote mirándonos con el conserje a su lado. Nos asustamos y el conserje nos dice: ‘Tranquilos, es un fanático de ustedes y se quiere sacar una foto’”. El encargado no solo había abierto la puerta, sino que además metió al chico que se quería sacar la foto. Como no era época de celulares, Pachu y Pablo tuvieron que posar con el joven, ante el conserje que sacaba la foto con su cámara de rollo y jamás registró lo insólito de la situación. Por otro lado, su amabilidad hace que algunos fans pequen de exceso de confianza. “Hay gente que cuando estás comiendo en un restaurante se te sienta en la mesa sin pedir permiso ni nada. Está el que te pega un bife de atrás y te dice: ‘¿Qué hacés?’, como si te conociese de toda la vida. Pachu no reniega, sino que lo asume. “Es un poco lo que generamos, sienten que somos amigos o parientes de los televidentes”.
  9. Estuvo a punto de donar un riñón: Es generoso con sus compañeros de trabajo, pero también con las personas que lo necesiten. “Una vez estuve a punto de donar un riñón para una persona conocida, había tenido varias charlas con los médicos, con los psicólogos. Después me llamó el médico y me tiró para atrás por otro tema que no viene al caso. Pero siempre estoy ahí preparado para donar, estoy inscripto en el INCUCAI. Yo siento que estamos de paso en esta vida...”.
  10. No cobra por los videos que hace: Pachu pasa horas respondiendo en las redes sociales y grabando videos a quien se lo pida. Llegaron a ofrecerle vender en dólares sus contenidos personalizados, algo que podría ser una buena manera de conseguir dinero rápido y fácil, sin embargo esa posibilidad, utilizada por otros famosos, no figura en su universo. “Nunca cobré por un video, ¿voy a cobrar ahora? No me parece”.
  11. Hizo muchas bromas a sus compañeros de trabajo: En una ocasión fue con Pichu Straneo a un evento en un spa. Había una toalla y unos jaboncitos muy bien presentados. No se le ocurrió mejor idea que regalarle el jabón haciéndolo pasar por un chocolate más que elegante. Cuando me voy, le digo a Pichu que le regale el chocolate a su señora”. Pichu cayó y terminó dándole el presente a su esposa.
  12. Mantuvo una reunión, vestido de mujer, con el expresidente ecuatoriano Rafael Correa: Con Pablo hicieron Granados en pijamas en la televisión ecuatoriana. Fue un éxito absoluto, tanto que en la última emisión el entonces presidente Rafael Correa fue invitado. Hubo una parrillada, guitarreada y asado. Lo increíble es que Pachu estuvo todo el tiempo travestido como Lupe, una promotora.