En el mundo del espectáculo hay todo tipo de personajes: cómicos, dramáticos, héroes y villanos, y en esa gama de actores que entendieron cómo saber llevar a cabo un "papel de malo" se encuentra el talento que tuvo Norberto Díaz, para trabajar en muchos proyectos artísticos, novelas y ficciones. Sin embargo, el curioso destino se lo llevó hace algunos años del terreno corporal.

Díaz nació en la ciudad de Buenos Aires el 1 de marzo de 1952 y su adolescencia lo mostró interesado por estudiar Psicología, pero empezó a tomar clases de teatro y descubrió su verdadera vocación.

 

El camino de la actuación lo inició con Hedy Crilla, pero después siguió formándose al lado de Lito Cruz Augusto Fernandes. De 1976 a 1980 formó parte del Grupo de Repertorio dirigido por Agustín Alezzo: allí protagonizó sus primeros trabajos como "Sólo 80", "Tiempo de vivir" o "Despertar de primavera". Cabe destacar, que en esa época participó en el Teatro Abierto.

Mientras sus trabajos teatrales continuaban, fue convocado a la televisión, por lo que debutó en "División Homicidios de José Slavin" y luego participó en telenovelas como "Trampa para un soñador" y prestigiosos ciclos como "Nosotros y los miedos", "Compromiso", "¿Qué nos pasa, che?" o "Situación límite".

Norberto Díaz: cine y familia

Ya en la "pantalla grande", Díaz (fanático de Huracán) apareció en películas emblemáticas del cine nacional de los 80 como por ejemplo "No habrá más penas ni olvido", "Darse cuenta" y "Mirta, de Liniers a Estambul" de la que fue protagonista junto a Emilia Mazer. Pero la televisión sería medio que lo afianzaría en imaginario popular con su papel en "Hombres de ley" junto a Federico Luppi Rubén Stella.

En tanto, su profesión también le dio su ansiada familia: de su matrimonio de nueve años con la actriz Alejandra Abreu, en 1986 nació su hija Manuela, también actriz. En los años 90 sufrió vaivenes laborales, pero nunca bajó brazos y empezó a trabajar con frecuencia en telenovelas.

Norberto Díaz participó en varias novelas (Archivo).

Sobre todo, a partir de su recordado papel como Darío Servente en "Ricos y famosos" sería convocado recurrente para interpretar villanos en tiras como "Muñeca brava", "Yago, pasión morena", "1000 millones" o "Collar de Esmeraldas". Se dio gran gusto actuando en "El faro", película de Eduardo Mignogna. Dos de las últimas obras que actuó fueron "Las chicas del calendario" y "El diario de Anna Frank".

Sin embargo, el 18 de diciembre de 2010 se encontraba en una quinta pasando un fin de semana con su hija Manuela y grupo de amigos, y después de almorzar, estaba un poco cansado y decidió dormir breve siesta.

 

Horas más tarde, sus amigos se preocuparon porque él no se había levantado y luego se supo que falleció ese mismo día de infarto agudo de miocardio mientras dormía. Según su entorno, su salud se había visto resentida en últimos años por problemas gástricos. Poco tiempo atrás, había sido operado de hernia. Sus restos fueron inhumados al día siguiente en el Panteón de Actores del cementerio de La Chacarita.

En tanto, en 2011 la Fundación Konex le fue otorgado post mortem con un diploma al mérito en la disciplina Actor de Televisión. Además, ganó dos Premios ACE como Mejor Actor de Reparto en 2006 y 2008 y fue nominado cuatro veces al Premio Martín Fierro.

Ver comentarios