El éxito de Floricienta, aquella tira infantil de Cris Morena que cautivó a la audiencia a principios del siglo, es uno que supo trascender generaciones. En el 2004 y también en el 2020 con su regreso a Telefe, la historia de la niñera huérfana atrapó por su romanticismo, su humor y también por sus villanos.

Una de las caras más recordadas por la audiencia de Floricienta es la de María Laura Torres Oviedo, madre de Federico Fritzenwalden (Juan Gil Navarro) y madrastra malvada de Floricienta. Más conocida como "Malala", el personaje fue obra de Graciela Stefani, quien lejos de ser la villana de la historia no tiene más que buenos recuerdos de participar de la tira infantil.

 

Stefani, como varios de los adultos en el set, tenía ya experiencia en el mundo del espectáculo: la actriz debutó en el mundo de la acutación en 1976 con la película ¿Qué es el otoño?, y en 1998 ya había interpretado una villana sin escrúpulos para otro de los éxitos de Cris Morena, Chiquititas. A floricienta, sin embargo, llegó casi por casualidad.

"Me acuerdo perfectamente de cómo llegué a Floricienta: el papel era para otra actriz que rechazó hacerlo -de quien no quiso dar el nombre-, y cuando lo supe pedí que me tuvieran en cuenta. Cris Morena me eligió y a partir de ahí empezamos a grabar", contó Stefani en un vivo de Instagram donde ella y su marido en la ficción, Gerardo Chendo, revivieron algunas anécdotas de la famosa serie.

Construyendo a Malala, la villana más querida de la televisión argentina

A diferencia de los demás personajes, Stefani confesó no tener claro desde el principio que tipo de personaje era Malala. La villana fue un producto del correr de los capítulos, que le fueron dando sus rasgos característicos a la malvada madre de Delfina Santillán Torres (Isabel Macedo). 

"A partir de la risa de mala bien grave descubrí cuál iba a ser la voz de Malala. Además, tenía su parte sensual, porque muchas veces paseaba en batas muy sexy por los pasillos, y todo lo que sea desde el humor a mí me fascina", reveló desde Instagram. Mala hasta la médula pero siempre fabulosa, Malala generó sensación en los fanáticos de la serie. "Es una cosa increíble lo que pasó con ese programa, con mi personaje, a pesar de ser mala", confesó para Infobae.

Graciela Stefani junto a Isabel Macedo, las dos villanas en el set de Floricienta.

Al igual que Floricienta, el recuerdo de Malala sobrevivió los años, y Stefani continúa sintiendo el amor de la gente por el personaje que interpretó hace más de una década: "En todos estos años seguí teniendo contacto con la gente, es increíble como siguen conectados con Floricienta y con mi personaje. Esto que te digo no es solo de Argentina, sino de varias partes del mundo", afirmó, y agregó: "Al día de hoy, después de 16 años, me saludan con mucho cariño y me gritan 'Chau, Malala'".

Que fue de la vida de Graciela Stefani, la villana de Floricienta

Luego de cerrar su ciclo en Floricienta, la actriz continuó su carrera y se adentró en el teatro. Llegó a participar en más de 30 obras de teatro, entre las cuales se destaca su protagónico en Salvajes, de Juan Paya, el autor de Chicos católicos, estrenada hace tres años en el Multiteatro de la avenida Corrientes.

"Siempre me reinvento. Siempre hago algo que tiene que ver con lo mío, como que no. Tuve restaurante, hasta hace muy poquito tuve un hostel, y desde hace 20 años doy clases de teatro y ahora estoy dando clases vía Zoom y me va muy bien, estoy muy contenta", comentó a Infobae durante 2020, cuando la pandemia del coronavirus causó graves estragos en el espectáculo argentino.

Hoy, concentrada en su taller de teatro y regresando poco a poco a la presencialidad, Stefani recuerda con cariño su paso por una de las series infantiles más grandes de la Argentina: "Generalmente me critico bastante, sobre todo en algunos momentos de la carrera, pero en este programa me encantó todo. Me vi muy bien".