Todo comenzó muy rápido. Apareció un virus atacando nuestra salud, para seguir con la economía y finalmente con nuevos “modelos” de organización social. Los medios de comunicación en poco tiempo comenzaron a vivir pendientes de una entidad invisible pero mortal, como si estuviéramos en una película de ciencia ficción.

La claridad de los hechos nunca llegó a la población mundial y el miedo sustituyó el análisis y la investigación. Las medidas adoptadas por los gobiernos nos transformaron de la noche a la mañana. Se acabaron los abrazos y las fiestas, se prohibió la sonrisa. El 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró una nueva pandemia global y el mundo lo aceptó. Sin embargo, nadie investigaba y así comenzaron a circular varias teorías acerca de cuáles habían sido los móviles de esta terrorífica pandemia.

Todas las preguntas están sin respuesta. ¿Cuál es el origen real del virus? ¿China ha contado la verdad? ¿Ha sido un ataque? ¿Seguimos en peligro?

El mundo conoció una ciudad que casi nadie habría sabido situar en un mapa. Se trata de Wuhan, donde se encuentra el Centro de China para colección de cultivos de virus, en el Instituto de Virología de Wuhan, considerado el centro más importante de cultivos a nivel nacional. Para saber, el Partido Comunista Chino considera a las especies y muestras de microorganismos patógenos recursos estratégicos esenciales para garantizar su seguridad, tanto social como económica y biológica. En una nota periodística del 1º de julio de 2021 la cadena de noticias internacional BBC, del Reino Unido, publicó un artículo que hablaba de la preocupación mundial por este establecimiento científico.

El centro científico de Wuhan es el primer laboratorio de nivel 4 de bioseguridad. Este tipo de instalaciones trabaja con patógenos peligrosos que no cuentan con vacunas ni tratamientos disponibles. Investigan animales, como murciélagos, y virus con potencial de convertirse en futuras pandemias. En estos centros suele aplicarse una técnica de investigación que lleva tiempo preocupando a parte de la comunidad científica. Mientras el mundo se vacuna y sigue combatiendo la pandemia, las respuestas que los humanos necesitamos no aparecen.

Sin ánimo de escribir un texto descriptivo de las situaciones que hemos vivido, es un llamado a estar alertas y seguir indagando: ¿por qué nos metieron en esta película de ciencia ficción? El periodismo siempre se jactó de buscar la verdad, encontrarla y difundirla a la población. La mayoría de nosotros lee un par de titulares en los periódicos, acude a las redes sociales, ve los noticieros de la televisión y escucha la radio y ya está. Creemos o no, pero no vamos un poco más allá.

Sin embargo esta pandemia nos ha enseñado a leer la realidad de una forma diferente, no comernos más las noticias que nos cocinan y nos sirven en platos exquisitos, no creer en todo sino ser parte de este despertar que necesita el mundo. Que cada decisión que tome el gobierno tenga sustento y que la gente pueda preguntar. Sólo la verdad nos hará libres. Los lectores de Crónica siempre fueron y serán buscadores de la verdad, es lo que siempre nos unió y por eso seguimos existiendo. ¡Muchas gracias!

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos