La Cámara de Empresas Argentinas de Gas Licuado (Cegla) advirtió sobre el riesgo latente de que haya un desabastecimiento de garrafas en gran parte del país debido a la falta de gasoil que hay en 19 provincias y aseguraron que “la situación se encuentra al límite”.

“La zona más complicada de abastecer es la del norte. No se consigue combustible en las rutas y los camiones no alcanzan a completar la distribución con los envases que trasladan”, señalaron desde el sector.

 

Es que, en caso de que haya un corte en el suministro del gas licuado de petróleo (GLP), provincias como Chaco, Corrientes, Formosa y Misiones, que  no están conectadas a la red de gas natural, estarían "al borde del colapso energético”, alertaron.

“Por ahora, y con grandes esfuerzos de las empresas del sector, se está logrando abastecer al 100% del país. Sin embargo, la situación se encuentra al límite", agregaron.

De acuerdo a lo que manifestaron desde CEGLA “no solo hay faltante de gasoil”, si no que además, “el poco que se está consiguiendo está con precios muy elevados” y la situación se agrava en algunas provincias.

“En promedio, en el interior se obtiene a $230 el litro. Sin embargo, cuanto más al norte del país se intenta llegar, más caro es el valor. Hay demoras en el abastecimiento”, precisaron.

 

La crisis pone en alerta a otros sectores, que piden “una solución urgente”

 

Sin embargo, la crisis originada por la falta de gasoil impacta también en otros sectores, que permanecen en estado de alerta. En ese contexto, el presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Alfredo González, reclamó a través de un comunicado, “una solución urgente” para impedir que la crisis impacte aún más en los precios.

 

El dirigente empresario explicó que “la escasez de gasoil pone al borde del colapso a las economías regionales” y que, de acuerdo a los repartos que estarían recibiendo del interior del país, “están afectando la operatividad de los productores”.

“Hay que evitar que se instale un mercado del gasoil paralelo, como consecuencia del faltante del combustible y la desesperación de los productores que necesitan imperiosamente seguir trabajando”, instó González.

El titular de CAME coincidió con la Cegla en que las provincias del Norte son las más afectadas y que la situación en las localidades limítrofes, donde llegan camiones del exterior para abastecerse de combustible barato, “exige tomar cartas en el asunto sin dilaciones”.

“Estamos en un momento en el que hay que trabajar mucho para reducir la inflación. Queremos que eso suceda y que el país salga adelante. Por eso, es imperioso resolver a la brevedad el faltante del gasoil que está poniendo en jaque a nuestras economías regionales”, agregó González.

Ver comentarios