Silvia Peyrou fue una de las mujeres más populares de las décadas del 80 y 90, ya que se destacó en distintas comedias televisivas y teatrales, sin embargo, detrás de sus logros profesionales escondía grandes tristezas que le cambiaron la vida para siempre. Actualmente, la actriz está atravesando un complejo momento de salud a raíz de un cáncer de mama, pero a pesar del diagnóstico continúa trabajando de su gran pasión y mantiene una cercana relación con sus fanáticos a través de redes sociales. 

Nació en el barrio porteño de Flores dentro de una familia clase media que siempre le inculcó el valor del esfuerzo. Su carrera como artista comenzó casi de casualidad, debido a que un productor la vio en una confitería bailable y le planteó hacer televisión cuando tenía 15 años. Siguiendo su sueño, acepto la convocatoria y comenzó a trabajar en el programa "Él sabe fútbol" en el viejo Canal 7, y tiempo después llegó la posibilidad de ser bailarina de Gloria Gaynor y Armando Manzanero, con quienes recorrió el país y Bolivia.  

Silvia Peyrou inició su carrera cuando tenía 15 años. 

Un gran dolor que le cambio la vida 

Cuando tenía 16 pasó por un momento muy difícil: fue violada. En aquel entonces, tenía un novio con el que habían acordado tener su primer encuentro sexual en la casa de él. Sin embargo, el chico desapareció y entraron dos hombres que abusaron y golpearon de ella hasta que se desmayó. Según comento la actriz en entrevistas pasadas, fue una situación tremendamente dura, sobre todo porque no le podía contar a nadie lo que le había pasado

Peyrou se animó a contarle todo lo ocurrido a su familia cuando tenía 21 años, debido a la represión que generaban los hechos en su interior, la bailarina asistió durante mucho tiempo a terapia y aseguró que durante esa etapa intento quitarse la vida porque no podía soportar el terrible sentimiento. Otra consecuencia que vivió por el traumático episodio fue el alejamiento de la vida sexual muchísimo por muchos años y dejo de creer en los hombres.

La consagración como actriz 

A los 17 años ya estaba trabajando en los teatros más importantes del país. En aquel entonces, Carlos A. Petit la vio en un boliche y le ofreció comenzar a trabajar en la obra "Los años locos del Tabarís" con Moria Casán, Orlando Marconi, Mario Sánchez, Carmen Barbieri y Tandarica. Si bien los primeros años fueron un tanto complicados porque ella era muy chica y las demás bailarinas le hacían difícil la estadía, Peyrou logro sobresalir y poco a poco fue escalando su talento. Además, vio esta posibilidad de empleo como una manera de escapar del dolor que cargaba. 

Finalmente, su gran estrellato llegó con "Las mil y una de Sapag" en 1984. Luego de aquella primera actuación, vinieron otras participaciones en revistas y comedias televisivas de la mano de grandes cómicos como Alberto Olmedo, Jorge Porcel, Minguito, entre muchos otros. Entre sus proyectos más conocidos se puede mencionar "La peluquería de Don Mateo", "El gordo y el flaco" y "La familia Benvenuto". También tuvo la posibilidad de ser parte de distintas películas como "Mírame la palomita", "Correccional de mujeres",  "Enfermero de día, camarero de noche", entre muchas otras. 

Susana Traverso, Tristán y Silvia Peyrou. 

Una polémica relación con Cacho Castaña 

Peyrou y el cantante de tango se conocieron a fines de 1994 durante la obra teatral "Un Cacho de corona". Rápidamente, sintieron un flechazo y tuvieron un profundo  romance que fue tapa de todas las revistas nacionales. A dos semanas del inicio de la relación, la vedette dio la noticia de que estaba embarazada. Meses después tuvieron a Santino y tuvieron una familia muy unida hasta que tres años más tarde, Cacho confirmó que el nene no era su hijo. El artista descubrió los hechos a través de cartas que llegaban del verdadero padre.

Se inició un juicio de filiación, el examen de ADN dio negativo y la Justicia determinó que Castaña no tenía obligaciones con el menor. La actriz insistió que el hijo era del cantautor, pero finalmente decidió criarlo con la ayuda de su mamá y hermanos, ya que el progenitor no quiso hacerse cargo. Actualmente, su hijo es licenciado en Administración de empresas, trabaja en una compañía y está muy alejado de los medios de comunicación. 

Silvia y Cacho se enamoraron rápidamente. 

Un presente complicado, pero esperanzador

Durante años no se supo nada de Peyrou, de hecho, tuvo un perfil muy bajo y no apareció en ningún tipo de proyecto artístico. Recientemente, la actriz rompió el silencio, abrió su corazón y confirmó públicamente que en el 2020 fue diagnosticada con cáncer de mama, que es la misma enfermedad que le quito la vida a su mamá hace solo dos meses. Según informo la mujer, se hizo unos chequeos generales y le apareció la patología. En acuerdo con los médicos, se operó en plena pandemia, hizo quimioterapia  y continúa bajo cuidados y chequeos médicos.
 
Actualmente, tomo la decisión de darse una nueva oportunidad laboral y volvió al teatro con la obra "Cómo evitar enamorarse de un boludo". Asimismo, también es productora del proyecto “San Martin... el Padre” y da clases en talleres de teatro y entretenimiento para adultos mayores. También cabe destacar que a través de sus redes muestra su día a día y mantiene una fluida relación con sus seguidores. 
 

 

 

Ver comentarios